El Modernismo que aún perdura en Madrid

Hoy os invito a dar un paseo por la Calle Fernando VI, en Chueca, para descubrir uno de los edificios más bonitos y secretos que tiene Madrid. Caminando por esta calle, perpendicular a Hortaleza y próxima a la estación de Alonso Martinez, aguarda el Palacio Longoria, más conocido por ser la actual sede de la SGAE. Uno de los escasos ejemplos de arquitectura modernista que tenemos en la capital pero que representa esta corriente artística como pocos.

Recuerdo la primera vez que me topé con este edificio, iba caminando sin un rumbo claro, callejeando hasta que una fachada llena de curvas y formas suaves llamó mi atención. Me acerque para contemplarlo al detalle, para disfrutarlo. Era como si un alfarero gigante hubiese cogido el palacio y lo hubiese moldeado a su antojo, suavemente, como si se tratase de una gran construcción de arcilla.

La balaustrada de la terraza principal, los adornos vegetales que decoran todas sus ventanas hacen de ‘La Tarta‘, como le llaman los madrileños, un edificio único que parece desubicado, fuera de contexto. En Barcelona, el modernismo, espoleado por el genio de Gaudí, se apoderó por completo de la ciudad, dándole ese aspecto que todavía hoy refleja. Sin embargo, en Madrid esta corriente no tuvo tanta aceptación y los ejemplos de edificios claramente modernistas se pueden contar con los dedos de una mano.

La casa-palacio fue ordenada construir por Javier González Longoria, un boyante hombre de negocios que encargó el proyecto en 1902 al arquitecto José Grases, quien la finalizó dos años más tarde. Sus primeros inquilinos no pudieron habitar mucho tiempo la casa y se la vendieron al dentista de Alfonso XIII por 500.000 pesetas de la época. Desde 1950 es la sede de la polémica Sociedad General de Autores de España, la SGAE.

En el interior del edificio destaca una impresionante escalera imperial, realizada con una barandilla de forja, que reina en el espacio central de la entrada. Es una pena que este palacio no esté abierto al público aunque en eventos, como la Semana de la Arquitectura, hacen visitas guiadas. Yo tuve la ocasión de poder disfrutarlo desde dentro cuando acudí a la capilla ardiente de Antonio Vega, cantante de Nacha Pop. Aquel día tuve la oportunidad de despedir a un genio y de conocer las entrañas de este peculiar palacio.

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

  1. Pingback: » Guía para conocer los secretos de Chueca

Dejar una Respuesta