Lo confieso, no soy nada practicante de la Casa de Campo. No sé si es por su (casi) infinito tamaño, si porque siempre creo que me pilla demasiado lejos, el caso es que he ido contadísimas veces y creo que es una relación de desapego bastante generalizada en Madrid. Tengo la impresión de que se ha quedado relegado a un espacio para ciclistas, runners y demás amantes del deporte y la naturaleza. ¿Vosotros también lo pensáis?

La Casa de Campo es un espacio que la mayoría sabe que está ahí, así que lo va relegando en su lista de visitas hasta quedar olvidado. Un pequeño abandono que no tiene nada que ver con el dato que puede conocer hace unos días y que me dejó totalmente impresionado. Para poner un cierto contexto hay que retroceder hasta un día muy concreto del calendario, el 1 de mayo de 1931.

Con la proclamación de la República, muchas de las propiedades y terrenos de la Realeza se fueron otorgando al pueblo, para su disfrute. Es lo que ocurrió con estas 1.800 verdes hectáreas que pasaron de manos de sangre azul al madrileño de pie tras la pertinente firma de documentos. Un momento histórico que retrata esta fotografía.

Casa de Campo, parque público, Madrid

Aquel primero de mayo de 1931, el ministro Indalecio Prieto entregaba al pueblo de Madrid la Casa de Campo. Un momento que muchos habitantes de la Villa estaban deseando tiempo atrás, para poder disfrutar y sentir como propio un lugar que hasta entonces les resultaba inaccesible. Los madrileños acudieron en masa a conocer el nuevo parque de Madrid ¿Sabéis cuántas personas visitaron la Casa de Campo en su primer día como espacio público? ¡Más de 300.000! Prácticamente toda la población actual de una ciudad como Valladolid.Impresionante, sí que parece que tenían ganas de conocerla…

Casa de Campo, parque público, Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

3 comentarios

  1. Bufff, uno de mis sitios favoritos en Madrid, y no solo para hacer deporte! Un lugar mágico donde perderse, cargado de historia, con unas vistas de Madrid espectaculares desde sus muchos miradores…

    Esta llegando a su fin ya la mejor temporada, la primavera, antes de que el sofocante calor madrileño le haga perder el verdor.

    Te invito a que le des una oportunidad con otra mirada e igual, como muchos de nosotros antes, cambias de opinión y se convierte en un lugar imprescindible para desconectar y disfrutar.

    No te pierdas este gran secreto de Madrid!

    Un saludo y enhorabuena por el blog.

  2. En primer lugar, un saludo a todo lector de este comentario sobre la Casa de Campo.
    En relación a la pregunta lanzada… NO estoy en desacuerdo con el comentario en el que es un espacio relegado a corredores, ciclistas etc y no utilizado por el resto de los madrileños. La Casa de Campo aunque Ilógicamente pertenece al distrito de Moncloa, ha sido y es utilizado mayoritariamente por los vecinos de los barrios del Paseo de Extremadura, Batan, Aluche, colonia del Manzanares etc.
    Recuerdo de niño tardes de los años 70 ir con mi madre, sus amigas amigos a La zona de la puerta del Dante y haber allí más gente. Muchas tardes de meriendas y juegos se hacían por allí. En los Kioscos de cualquier zona podías ir con la comida y solo consumías la bebida, por aquellos años..
    En los fines de semana familias se juntaban a comer allí, todo esto se ha repetido siempre y ahora, solo hay que ir a La Puertas del Zarzón y comprobarlo una mañana de Sabido o Domingo. Solo hubo unos años malos, en los que lamentablemente el Ayuntamiento de Madrid descuido la zona dejando que el desagradable negocio de la prostitución campara a sus anchas. Igualmente fue utilizado los fines de semana como punto de encuentro de emigrantes, algunos de estos grupos hacían barbacoas, ensuciaban pues nadie se lo impedía o les comunicaba que no se podía hacer.
    Esta el Zoo, El parque de atracciones, y el teleférico. Hay una zona llamada recinto ferial donde se encuentra el Madrid Arena, restaurantes y se realizan ferias y exposiciones. Por lo cual no creo que sea una zona poco habitual de los madrileños este gran bosque urbano, el cual todos debemos respetar y disfrutar de él, eso si, sin ensuciarlo, respetar su naturaleza y animales, incluyendo esto la contaminación acústica.
    Saludos

  3. Hola!
    Estoy de acuerdo con los anteriores comentarios. No me parece que sea un sitio de desapego para los madrileños, sólo hay que ver cómo se llena en los fines de semana. Con el buen tiempo, las terrazas están abarrotadas y no se llenan de corredores o ciclistas.
    Yo también te animo a que le des más oportundidades, que cojas la línea 10 y te bajes en Lago.
    Por otro lado, gracias por la entrada. También podrías hablar de la Fería del Campo,que también se celebraba el 1 de Mayo y de los pabellones que aún quedan en pie de esa Feria.

    Un saludo!

Dejar una Respuesta