Como un lienzo sin fin, despierto y animado. Así se muestra Madrid en la postal que en esta ocasión he querido compartir con vosotros y que está tomada desde un mirador de excepción, el Faro de Moncloa. Un espacio que después de demasiados años cerrado, diez para ser exactos, y sin aprovecharse, próximamente volverá a abrir sus puertas al público. Por fin esta sensacional mirada pertenecerá a todos.

La instantánea, obra del fotógrafo Adrián Herrero, nos muestra desde las alturas ese constante aprieto de vida y sentir que se abalanza en la zona de Moncloa. Recordando por momentos los cuadros de Antonio López vemos como delante de nuestros ojos se suman a la fiesta numerosos elementos que la gran mayoría seréis capaces de reconocer de Madrid.

Desde sus 110 metros de altura, en primer término asoma con ligero desdén de timidez el Arco de la Victoria , nuestra mirada avanza inconsciente por la Calle de la Princesa y es ahí donde surge el personaje principal de esta colorida función, el Cuartel General del Ejército del Aire, una construcción cuyos aires evocan una época mucho anterior a la que fue construido, como tratando de rendir homenaje a los tiempos pretéritos de Madrid. Donde hoy se levantan firmes sus edificios y jardines tiempo atrás se ubicó la Cárcel Modelo apodada “el abanico” por su singular planta.

Según vamos subiendo la mirada, como queriendo formar parte de ese tráfico que se quedó paralizado en el tiempo, llegaremos a la Plaza de España. Sus gigantes de hormigón la delatan y así lo harán siempre y cuando se sigan respetando y a nadie le dé por desmontarlos en busca de un nuevo pelotazo. Es en esa zona donde edificios y vida se concentran. Unos metros más arriba reabre camino con ímpetu la Gran Vía, intuimos su ferocidad gracias a la silueta del Edificio Telefónica.

No habría que pasar por alto una presencia que nos observa atentamente desde la distancia. Si miráis hacia la derecha veréis como se extraña pareja que forman el Palacio Real y la Catedral de la Almudena posan en un segundo plano, como tratando de ceder el protagonismo que tantos turistas les regalan día tras día.

Esta fantástica panorámica es tan solo un anticipo de lo que en breves todos podremos admirar desde el Faro de Moncloa tras diez años de decadencia y desuso. Parece que la espera habrá merecido la pena.

Faro de Moncloa Madrid, foto de Adrián Herrero

Compartir.

Sobre el Autor

3 comentarios

  1. Una pena que no hagas mención al magnífico edificio que tiene al lado: el Museo de América, que contiene una colección de piezas única en el mundo.

  2. Se sabe ya alguna fecha de apertura? Porque se tenía prevista para finales de marzo pero a día de hoy no se sabe nada…

Dejar una Respuesta