Si damos un paseo por el Barrio de Salamanca, disfrutando de sus elegantes edificios y llegamos al cruce de la Calle Lagasca, con la Calle de Alcalá, enfrente del parque del Retiro, nos topamos con una de las iglesias más bonitas de Madrid, y eso es mucho decir ya que el lisytón está muy alto. En esa esquina exacta nos espera la Iglesia de San Manuel y San Benito, un lugar muy singular.

Se trata del mejor ejemplo de arquitectura neobizantina que existe en la ciudad. Su arquitecto fue Fernando Arbós y Tremanti, creador de otro edificio de corte similar como es el Panteón de Hombres Ilustres, muy próximo a la Basílica de Atocha. La construcción de esta coqueta iglesia duró desde 1903 a 1910. Para conocer el origen de este templo hay que hablar de Manuel Caviggioli y su mujer Benita Maurici. Este matrimonio catalán, aunque de origen italiano, quiso utilizar este solar de su propiedad para levantar una iglesia-panteón donde recibir descanso eterno. Es por ellos, Manuel y Benita, que la iglesia recibe esta advocación. Él murió en 1910 y un año más tarde su viuda se comprometía con los padres agustinos a levantar esta magnífica iglesia.

De su aspecto exterior destaca la enorme luminosidad que transmite todo el conjunto, su campanil de aire frágil y fino, y la cúpula de color rojizo. Siempre que paso a su lado tengo la sensación de que este templo pegaría más en mitad de Florencia que a las puertas del Retiro. Quizás eso es lo que la hace tan distinta y deliciosa, su aspecto de vivir desubicada en el espacio y en el tiempo.

Iglesia de San Manuel y San Benito, Madrid

En el interior de la Iglesia de San Manuel y San Benito continúan las sorpresas, todas para bien. Nada más entrar una agradable luz de tonalidad amarillenta invade la estancia. Con planta de cruz griega, buena parte de sus paredes están vestidas de coloridos mosaicos. Todo está decorado con elegancia y detalle. En el centro destaca el altar de mármol blanco. La belleza de este lugar está al alcance de muy pocos sitios. Es algo en lo que están de acuerdo tanto los madrileños como la gente que viene de fuera, de ahí su gran demanda para celebrar bodas y bautizos.

Iglesia de San Manuel y San Benito, Madrid

Acaba de cumplir cien años pero mantiene intacto el magnetismo que la caracteriza. Como dato curioso decir que se levanta en el lugar donde estuvo la antigua Plaza de Toros de Madrid y que durante la Guerra Civil hizo las funciones de almacén y economato.

Iglesia de San Manuel y San Benito, Madrid

Éste es uno de los 100 lugares de los que hablo en mi libro de Secretos de Madrid que podréis adquirir a través de este enlace.

Fotografías de la entrada de Cajjeleando Madrid, Antonio Juez y sancristobalpegaso.blogspot.

Compartir.

Sobre el Autor

4 comentarios

  1. Pingback: La joya que habita junto al Retiro (Madrid)

  2. Hay que añadir unos pocos detalles que conoce poca gente,es un templo judio cristiano,en sus ventanales,conviven la cruz y la estrella de david,esto sucede por que benita era de origen judio y manuel cristiano.
    Sus cuerpos llacen en el jardin que hay en la parte posterior del templo,ubicado en la xalle columela con lagasca,aunque en su interior se encuentran sus lapidas.En el jardin hay un gran sepulcro en marmol con dos coronas y en la parte suprior una gran cruz,y en su base una virgen llorandolos.un lugar que evoca paz y tranquilidad,a todo aquel que lo contempla.

Dejar una Respuesta