Uno después de mas de siete años pateando las calles de Madrid en busca de historias sorprendentes y secretos, no puede evitar encariñarse con ciertas calles o incluso comercios. Precisamente hoy os quiero hablar de uno que, además está de celebración y cuyas añejas puertas fueron testigos de una de las anécdotas más sorprendentes de la capital. Hoy nos vamos hasta la Plaza Mayor 25. Ahí aguarda silenciosa, La Favorita, la sombrerería más antigua de Madrid que acaba de cumplir 125 años. Sirvan estas líneas y breve artículo como homenaje a esta entrañable tienda y para desvelar un secreto que tenía desde hace mucho guardado en la mesilla de noche, esperando una ocasión especial para hacerlo público, como ésta.

La Favorita abrió sus puertas el 28 de septiembre de 1894, su fundador Teodoro Enguita trabajaba en aquella época en una sombrerería próximo y finalmente se animó a emprender su propio negocio. Este soriano estaba así inaugurado la biografía de uno de los negocios con más solera de la capital, el mismo que ahora regenta la cuarta generación de la familia, con su local repleto de cajas de cartón, donde guardan sus artesanales piezas bajo el cobijo de su fabuloso escaparate con esqueleto de madera. Por cierto, a modo de curiosidad os diré que a la tienda se se bautizó con este nombre en honor a la pieza de ópera de Donizetti que tanto le gustaba a su fundador.

La Favorita, Madrid

Interior de la tienda La Favorita, situada en la plaza Mayor

Como os podéis imaginar 125 años dan para mucho, por su mostrador han pasado muchísimas personalidades y hoy nos vamos a detener en una de ellas. Imagino que muchos tenéis en mente la imagen de Ernesto Che Guevara mirando al horizonte en la archiconocida foto tomada por Alberto Korda en 1960 en la que es una de las fotografías más icónicas de nuestra historia reciente. Por si alguno duda, aquí os la dejo.

¿Cómo os quedaríais si os digo que el Che compró su inseparable gorra en esta castiza tienda de la Plaza Mayor? ¿Qué el complemento más representativo de este político y revolucionario salió de una empresa de Tolosa? Recapitulemos…  Como ya os conté hace tiempo en este post, el Che llegó a estar hasta en tres ocasiones en Madrid, de alguna de sus visitas hay bastante documentación gráfica. El caso es que su primera visita a la capital de España tuvo lugar los días 13 y 14 de junio de 1959 cuando hizo una breve escala en Madrid antes de proseguir su viaje a El Cairo.  El régimen le dio permiso para salir del aeropuerto con la condición de no hacer ninguna manifestación o declaración a la prensa. Aquel primer contacto con la Villa y Corte, le sirvió para acercarse a la plaza de toros de Vista Alegre, el Palacio Real y su entorno y como sabemos también pasó por la Plaza Mayor, haciendo una breve parada en La Favorita.

Fue el chófer que tuvo del Che durante su visita a Madrid quien le propuso ir a este comercio, puesto que ya era cliente de la casa desde hacía tiempo. Allí, el revolucionario argentino se decantó por una boina tradicional de la casa Elosegui, fabricada en Tolosa pero él optó por darle ese toque tan diferente que todos hemos visto, dándole la particular forma con la que siempre la lucía y colocándole una insignia de una estrella.

Éste es el mismo modelo de boina Elosegui que adquirió el Che aquel 13 de junio de 1959.

Guevara adquirió unas cuántas boinas, lo que no sabemos ya es que hizo con ellas, si algunas las regaló o si se las quedó para uso personal. Lo que si sabemos es que la boina que siempre le acompañó en sus fotos más recientes y representativas salió de este histórico comercio de la Plaza Mayor, de La Favorita. Como recuerdo de este secreto, en una de las paredes de la tienda se puede admirar la foto del Che portando la gorra adquirida aquí.

La Favorita, Madrid

Share.

About Author

Leave A Reply