Es uno de los símbolo de la ciudad, por su entorno, por lo que representa, por su ajustada belleza. La Fuente de Cibeles es uno de los 4 ó 5 recuerdos que no pueden faltar en ningún álbum de fotos de Madrid. Su padre fue Ventura Rodríguez, sus ejecutores Roberto Michel y Francisco Gutiérrez. Entre todos gestaron una obra imprescindible para entender la ciudad.

Dicen que a las damas no está bien aquello de preguntarles el peso, como tampoco queremos que la Diosa se enoje con nosotros, sólo daremos una pista. Para la ejecución de ese conjunto escultórico se utilizaron 10.000 kilos de piedra. Por ahí irán los tiros de lo que pesa esta pétrea mujer. Otra cosa que quizás le enoje es que hablemos de su edad pero de eso sí que hay datos más fehacientes. Se inició su construcción en 1777 y Madrid la pudo disfrutar por primera vez un lustro más tarde, en 1782. Sí queridos lectores, tardó en hacerse realidad cinco años. Y si las cuentas no fallan ha soplado ya 235 velas. ¡La verdad que se conserva de maravilla!

Cibeles, espero que no te disguste que saquemos a la luz estos secretos tuyos, lo que sí es un misterio es cómo lo haces para mantenerte tan guapa :)

Cibeles y sus secretos, Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

Dejar una Respuesta