Parque del Oeste en 1913, MadridHoy está de celebración uno de los espacios verdes más bonitos, y a su vez menos valorados de todo Madrid. Me refiero al Parque del Oeste, ese fabuloso área verde que se extiende en la parte occidental de la urbe, a los pies del Barrio de Argüelles y que precisamente este 3 de septiembre cumple 110 años.

El Parque del Oeste es un lugar tranquilo y delicioso, que esconde sorpresas como su colorida rosaleda, de 32.000 metros cuadrados y numerosos monumentos que nos amenizan el paseo. Una cara radicalmente opuesta a la que mostró durante la Guerra Civil, siendo escenario de duros enfrentamientos. En sus verdes colinas se excavaron trincheras, surcos que todavía duelen, y aún varios búnkeres mantienen muy vivo aquel infausto recuerdo.

Este bello lugar tiene callado un secreto muy revelador y es que se trata del primer parque de uso público que fue diseñado en Madrid, de ahí sus 110 años que hoy cumple. Cuesta imaginar que anteriormente, en esta zona se ubicó el principal vertedero de la ciudad. Un solar desaprovechado cuya vida cambió de forma radical en 1893 cuando comenzaron sus obras. Los trabajos fueron intensos para llevar a cabo este profundo lavado de cara y finalmente se dieron por concluidos un 3 de septiembre de 1905. Es entonces cuando el Alcalde de Madrid, Eduardo Vicenti, inauguró el primer sector del novedoso Parque del Oeste que entonces apenas contaba con 37 hectáreas de extensión y un paseo de carruajes.

No obstante las ampliaciones fueron continuas y llegaron hasta 1973, por lo que podemos decir que estuvo unas cuantas décadas en constante crecimiento. La foto que os traigo hoy data del año 1913 y como vemos aún al parque le faltaba mucho por adquirir la frondosidad y belleza que hoy reportan al visitante, un terreno yermo con árboles esqueléticos que dan al conjunto una sensación de desasosiego. La estampa dista mucho del concepto que hoy tenemos del Parque del Oeste, y como dicen que una imagen vale más que mil palabras os invito a contemplarla con detenimiento y a reflexionar sobre lo mucho que ha cambiado la vida de este lugar.

Por cierto, la fuente que aparece en el centro es la Fuente de la Fama, realizada por Pedro de Ribera por encargo de Felipe V. Desde 1941 la podemos ver en la Calle Barceló, justo al lado de la parada de Metro de Tribunal. Pero otro día hablaremos de ella, hoy es el momento de soplar las velas junto al Parque del Oeste y de asimilar, con ternura, lo mayor y grande que se ha hecho.

Parque del Oeste 1913, Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta