A pesar de los tristes sucesos que se vienen desarrollando en los últimos tiempos, Madrid puede decir con orgullo que es la segunda ciudad del mundo con más árboles en sus calles. La cifra ronda los 300.000, un número que se “reduce” de manera significativa si hablamos del lugar donde encontramos el secreto de hoy, el Parque del Retiro. Sus cerca de 21.000 árboles tienen historias que contar para aburrir, amores y confesiones bajo sus copas. Infinidad de situaciones y momentos sorprendentes donde se destapa una insólita anécdota, la del “árbol-cañón”.

Este episodio tiene como actor principal al ahuehuete que aún hoy podemos observar y visitar en el Parterre del Retiro. Traído desde México, éste árbol no es uno más de los miles que adornan y visten Madrid. Se trata del árbol más veterano de todos puesto que se calcula que fue plantado en ¡1633! ¿Os hacéis a la idea de todo lo que ha tenido que ver y presenciar?

Precisamente la curiosidad de la que vamos a dar cuenta hoy tiene que ver con este peculiar árbol y con su fisionomía. Para ello hay que retroceder al año 1812. En plena Guerra de la Independencia, las tropas de Napoleón se instalaron en el Parque del Retiro, haciendo de este verde pasto su centro de operaciones y campamento. Durante su efímero pero devastador paso por este pulmón de la capital los franceses llevaron a cabo una triste medida: la tala masiva de árboles. Con la finalidad de mejorar la visibilidad cercenaron cuantos troncos se les pusieron por delante sobreviviendo unos pocos afortunados.

Uno de ellos fue este ahuehuete ¿El motivo? Su grueso tronco y la fortaleza de sus ramas. Esta circunstancia hizo que al parecer las tropas francesas le buscasen una nueva y temible utilidad al árbol, la de soporte para varios cañones. Dicho y hecho. Colocaron entre sus altas ramas, después de subirlos no sin poco esfuerzo, varios pesados cañones desde los cuales dispararon  a la población y ciudad de Madrid. Desde luego, un triste y lamentable uso que sin embargo, le permitió llegar hasta nuestros días y no correr la misma suerte que muchos de sus vecinos.

Os dejo una foto del blog El Gato por las ramas donde podéis ver una fotografía de nuestro centenario protagonista.

Ahuehuete en el Parque del Retiro, Madrid

Compartir.

Sobre el Autor