Sucede a veces que sólo tenemos ojos para el Madrid que vivimos y nos rodea y no hacen falta más que unos pocos datos para asimilar, asombrados, el impresionante crecimiento y desarrollo que ha vivido esta ciudad en los últimos tiempos.

Pongamos que nos introducimos en la máquina del tiempo y, cómo año de destino, tecleamos “1831”. Para facilitarnos la labor imaginativa de lo que nos vamos a encontrar al final del viaje, tenemos los datos que dejó bien claritos el Cronista de la Villa, Mesonero Romanos. Aquel Madrid era una ciudad de 200.000 habitantes, 62 barrios, 492 calles en las que se congregaban 8.000 casas.

Ahora nos quejamos de que no hay demasiadas plazas en la capital, entonces sí que había motivos de protesta pues sólo había cinco. Eso sí, de lo que andaban sobrados aquellos gatos era de fuentes (33), hospitales (18) y conventos (65). ¿Y cómo se divertían por aquel entonces en Madrid? Las  opciones no eran muchas: 1 plaza de toros, 2 teatros y 4 museos.

¡Cómo hemos cambiado!

Madrid, 1830

 

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta