Dicen que a Madrid sólo le riega el Río Manzanares pero realmente, si nos fijamos, en su callejero encontramos diferentes vías que, históricamente, han hecho las veces de cauces urbanos. Lo pueden ser en la actualidad el eje de la Castellana o la Gran Vía pero si rebuscamos, en el Madrid medieval y castellano, entonces debemos fijar nuestras vistas en otras candidatas. Os hablo de la Calle Mayor y la Calle Segovia, dos caminos añejos en cuyas proximidades florecen un sinfín de secretos, rincones que remarcan la belleza de la capital , haciéndola una de las zonas más apetecibles turísticamente hablando y que se puede explorar perfectamente en cualquiera de los apartamentos en Madrid que se hallan en el área. Aquí van cinco miradas que no puedes olvidar visitar en el corazón de Madrid.

Plazuela de San Javier
Uno de estos diamantes urbanos se levanta, silencioso y oculto en pleno trazado de la Calle del Conde. Allí nos aguarda la Plazuela de San Javier. Diminuta en tamaño y generosa en belleza, el rasgo que mejor la define es el silencio ya que son pocos los que la conocen y menos los que pasan por ella. Resulta tan discreta que en ella, hace un par de siglos, tenía el bandolero Luis Candelas apasionados encuentros con una de sus múltiples amantes.

Plazuela de San Javier, Madrid


Iglesia de San Nicolás de los Servitas
Encajonada como vive en un meandro de callejuelas, este templo pasa desapercibido para el peatón. No es ni el más bonito ni el más espectacular. Tampoco posee reliquia alguna de gran valor, su mérito es otro. De todas las iglesias que tiene en pie Madrid, ella llegó la primera, es la más antigua de toda la ciudad. Su presencia está atestiguada en el Fuero de 1202 en el que aparece como una de las diez parroquias que poseía ya entonces Madrid. Resulta casi invisible de no ser por su torre, elemento que sobresale en el conjunto  y que data del Siglo XII y que posiblemente se heredó de una mezquita. Pasear por la Calle de San Nicolás, entre sus fachadas de colores y sus toscos suelos es hacerlo por los orígenes mismos de Madrid.

Calle de San Nicolás, Madrid

Calle del Espejo
Estamos ante otra de esas calles simpáticas y adorables de la ciudad. Una de tantas que, a pesar de encontrarse en su centro más movido, desprende una calma que se nos contagia. Recuerdo que pasear por su zigzagueante cuerpo fue una de las primeras experiencias que me inyectó mi pasión por la ciudad. Desde la Plaza de Isabel II, con vistas al Teatro Real, hasta arribar a la Calle Santiago, nos ofrece un trayecto relajado, con pocos decibelios. Quizás su elemento más notorio sea una inesperada y coqueta fuente de piedra, que parece fuera de contexto. No obstante, el sonido del agua brotando en contraste con la ciudad conforman una sensacional estampa.

Calle del Espejo, Madrid

Plaza del Cordón
La Basílica de San Miguel, las escaleras de la Calle del Cordón, el Pasadizo del Panecillo… esta explanada, denominada plaza casi por obligación, es un merecido tiempo muerto en un entorno cargado de secretos. Desde ella, cualquier opción por la que decidamos lanzarnos a pasear Madrid será todo un acierto. Un lugar que a ojos del viandante, más pendiente de lo que le espera que de lo que pisa, parece casi invisible. Pero ella también merece una oportunidad, y nos lo agradece con postales así.

Plazuela del Cordón, Madrid

Calle Segovia
Se habla mucho de los atardeceres que exhibe Madrid desde sus muchas azoteas o en puntos como el Templo de Debod. Sin embargo, hace poco, coincidió que descendía por la Calle Sergovia y pude ver como el cielo ardía en el horizonte, a espaldas del famoso viaducto. Otra mirada digna de enmarcar, poco conocida de nuestra ciudad, y que deberíamos de reconocer de manera más merecida, ¿Qué os parece lo que vi?

Calle de Segovia, Madrid

Como veis, además de monumentos, tabernas y demás, en el corazón de la Villa habitan un listado casi interminable de motivos para caer rendidos a los pies de Madrid. Para conocerlos, una fantástica opción es alojarse en cualquiera de los apartamentos que Hundredrooms dispone en la zona y dejarse llevar por el encanto de esta ciudad.

 

 

 

Compartir.

Sobre el Autor

10 comentarios

  1. Jon Andoni Fz. de Larrea el

    Magníficos lugares, me encanta la plazuela de San Javier. Me atrevería a sugerir que se incluyera en el elenco la plaza del Alamillo, así tendríamos media docena de miradas.

  2. carmen de osma el

    Tengo la suerte de poder pasear todos los días por estos bellos rincones, ya que vivo en el centro de ellos y me siento una privilegiada. soy una enamorada de Madrid y además “gata”. Me encanta el atardecer sobre el Viaducto y la Plazuela de San Javier que sigue siendo un rincón tranquilo

  3. Juany Lopez Garcia el

    Este es el Madrid que me gusta ya que desde pequeña siempre era
    Por donde yo vivia en la Cava Baja n° 10 la Iglesia de san Miguel ahora del OPUS
    DEI la Catedral de S Isidro S Pedro en fin han traido a mi memoria unos recuerdos maravillosos …muchas gracias

  4. Muy buen post, la verdad es que Madrid tiene de todo y más para los que queremos montar planes un poco especiales con la pareja, y estos sitios están perfecto. De hecho he pasado más de una vez por la calle del Espejo y me hizo mucha gracia verla en la lista, tiene su encanto. Para aquellos que busquen sitios interesantes en los alrededores, recomiendo http://www.hotelnights.es/es/hoteles-romanticos-cerca-de-madrid

    Hay propuestas interesantes. En cualquier caso, Madrid capital se basta sola para ofrecer lugares increíbles

  5. Muchas gracias por la información, por las fotos y por la web.
    Vivo en Madrid desde hace 16 años y me encantan que me cuenten e informen sobre esos lugares coquetos e historias de Madrid que me quedan por descubrir.
    Sin embargo en la fotografía de la calle del Espejo, nos encontramos un edificio que no pega ni con cola con las de alrededor. ¿Existe algún plan director desde el ayuntamiento, comunidad o estado para ir recuperando las “fachadas” de esos edificios que se encuentran en sitios emblemáticos que jamás se debierón construir de esa manera?
    Poco a poco deberíamos ir recuperando la belleza de nuestras ciudades y pueblos. Un fuerte abrazo

    • Jon Andoni Fz. de Larrea el

      Soy de esa misma opinión. Pero mucho me temo que los interese econímcos juegan en contra de tan loable intención.

  6. Pingback: Madrid – El mundo de Ly ;-)

  7. Pingback: Madrid – El Mundo de LY :-)

Dejar una Respuesta