Desde que me probé en mis propias carnes las virtudes de este lugar cada vez que algún conocido me ha pedido recomendaciones sobre alojamiento en Madrid, el Hostal Persal siempre aparece entre mis primeras opciones. Creo que no hay prueba más sincera de que algo realmente te gusta y lo valoras que cuando se lo aconsejas a un buen amigo o familiar, por eso, consciente de que llega el periodo estival y muchos os aproximaréis en las semanas venideras a Madrid, quiero hacer extensible mi recomendación a todo aquel que le pueda valer.

Admito que no supe de su existencia hasta toparme con ellos en estos mundos virtuales que se amparan bajo el nombre de Twitter. Allí fui consciente de la más que recomendable labor que este coqueto establecimiento hacía por difundir el patrimonio e historia de Madrid. Aquella empresa nos unió y me permitió conocer un lugar que, si tenéis pensado visitar la Villa, me parece que debéis de tener muy en cuenta.

Si por algo destaca el Hostal Persal es por su maravillosa ubicación y por el ambiente familiar que se respira en él. En cuanto a lo primero diré que se ubica en la Plaza del Ángel, una explanada que vive pegada a la enamoradiza Plaza de Santa Ana, en el Barrio de las Letras. Cerca de todo pero con tranquilidad para el descanso. Siempre que iba a Madrid de visita lo primero que buscaba era un emplazamiento céntrico que fuese lo más práctico posible en mis constantes idas y venidas. Situarse a 3 minutos andando de la Puerta del Sol fue un argumento más que poderoso para convencerme.

Después de ello vino lo que me encontré después de atravesar sus puertas, un hall realmente acogedor, decorado con objetos antiguos y en los que rebosa ese espíritu viajero y aventurero que todo buen establecimiento hotelero en mi opinión debe ofrecer al visitante que llega a su hogar fugaz. Las habitaciones son sencillas pero prácticas y muy cómodas, perfectas para quien desea un lugar donde recibir un merecido descanso después de patearse la ciudad hasta la extenuación.

Hostal Persal en Madrid

Una de mis debilidades del Hostal Persal es el comedor donde sirven los desayunos. Una bonita biblioteca es la mejor compañía para coger fuerzas antes de una jornada de aventuras, un lugar donde siempre se respira un ambiente relajado. Olvidaroes de los enormes hoteles de cientos de habitaciones en cuyos comedores se siente de todo menos armonía. Entiendo que el desayuno es un momento íntimo y delicado del día y aquí se disfruta como pocos.

Hostal Persal en Madrid

Ubicado en un edificio histórico de 1871 la sensación que uno tiene al alojarse en el Hostal Persal es la de continuar en su casa a pesar de haberse desplazado cientos de kilómetros. Reconozco que a veces los mejores lujos son lo mas intangibles y en ese aspecto, en este fantástico lugar son unos auténticos especialistas.

Aquí os dejo su página web y sus perfiles en Twitter y Facebook donde suelen colgar interesantes promociones.

Hostal Persal en Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta