¿Qué pasaría si en una experiencia tan sensorial como el comer nos privasen de uno de los sentidos? Esta enigmática propuesta fue el gancho con el que hace unos días me convocaron para asistir a una cena en el Restaurante La Era, situado en la Calle Infanta Mercedes 103. Confieso que no conocía la existencia de este más que agradable restaurante, cuyo local nos envuelve con tonos y un ambiente cálido y donde las referencias al mundo del campo, no se quedan sólo en el nombre ya que numerosos detalles en la decoración nos recuerdan este mundo rural que tan buenos productos nos aporta en la gastronomía.

Restaurante La Era, Madrid

Restaurante La Era

Creo recordar que en total fuimos 10 los asistentes a esta peculiar velada. Digo peculiar porque no era una convocatoria al uso, como os comentaba al inicio, durante la cena nos privarían de uno de nuestros sentidos, en concreto la vista. ¡Íbamos a cenar con los ojos tapados! Así que al llegar a la mesa, cada uno de los servicios incluía un misterioso antifaz. El juego comenzaba.

Restaurante La Era, Madrid

Con los ojos tapados nos fueron sirviendo unas cucharas que incluían bocaditos de algunos de los platos más representativos de la carta. Una vez saboreados se formaba un interesante debate sobre cada plato en cuestión ¿Qué ingredientes principales contenía cada plato? ¿Y condimentos? ¿Qué nos sugería cada uno en boca? Es una experiencia muy curiosa introducirte un bocado de comida a la boca y degustar sus sabores y matices de forma pura, sin la sugestión que siempre implica ver el plato antes de comerlo, lo que provoca que mentalmente ya estés preparado para lo que vas a probar. Así, los sabores explotaban puros en cada palada, una delicia.

Fueron un total de siete platos y dos postres en los que el chef Juan Carlos González nos cautivó a todos los comensales con su atractiva propuesta. Cocina de temporada y productos de primerísima calidad que desembocan en platos, si se me permite la expresión “de los de toda la vida” pero materializados con una técnica exquisita y a cuyo recetario tradicional se le ha dado varias vueltas de tuerca.

El nivel de toda la comida fue más que notable, pero si tuviese que decantarme con tres, elegiría las vieiras a la plancha con cigalas y miel de sus cabezas, el pulpo a la brasa con parmentier ligera de pimentón y guiso de tentáculos y el sublime rabo de toro estofado y deshuesado, con crema de patata trufada y sus verduritas. Me vais a permitir que no os ponga los nombres de todos los platos pero lo hago por una razón, no os quiero condicionar por si os animáis a vivir esta experiencia y ya sabéis los posibles platos del menú. Y ésta es la parte que creo que más os incumbe a vosotros. Visto el éxito y lo mucho que disfrutamos durante la cena, el Restaurante La Era ha decidido ofertar, una vez al mes esta singular experiencia. Será a un grupo limitado de 10 personas con un menú cerrado de 60 euros, la primera fecha programada es el 27 de enero.

Restaurante La Era, Madrd

Vieiras a la plancha con cigalas y miel de sus cabezas (23€)

Restaurante La Era

Pulpo a la brasa con parmentier ligera de pimentón y guiso de tentáculos (18€)

Restaurante La Era, Madrid

Rabo de toro estofado y deshuesado, con crema de patata trufada y sus verduritas (19€)

No os miento si os digo que pasamos un rato muy divertido y acompañado de una materia prima y comida excelente. El misterio, el debate detrás de cada bocado, el desfile de riquísimos platos… Una experiencia para recordar y repetir. Por suerte aquellos antifaces no fueron capaces de privarnos de nuestro bien más preciado, la memoria.

Restaurante La Era
Calle Infanta Mercedes 103
Teléfono: 915670144
Horario: Abiertos de Martes a Sábado 13:30 a 15:30 y de 20:30 a 23:30.

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta