Browsing: canal

Toca aclarar c贸mo comenz贸 todo 茅sto...

‘Manu, estamos preparando una campa帽a para el Canal de Historia y les ha encantado tu an茅cdota de los leones del congreso, 驴qu茅 te parece si hacemos algo?…’

Con este breve mensaje comenz贸 toda esta vor谩gine que ahora ocupa portadas en las ediciones digitales de los principales medios de Espa帽a y supongo que alg煤n que otro hueco en papel. A un lado del hilo telef贸nico se encontraba Edu Baigorri, amigo y publicista de la agencia D6, al otro, un servidor con cara de circunstancias, como el que ve llover cerdos.

Desde ese momento las llamadas de tel茅fono se sucedieron, primero con la gente de producci贸n y luego con Kike Andr茅s, el realizador del video, quien insisti贸 en conocerme en persona. (‘Manu, no sabes en lo que te est谩s metiendo, estos t铆os van en serio’ pensaba para mis adentros). En aquel primer encuentro en la Cafeter铆a del Hotel de Las Letras pude adivinar las intenciones de esta gente, incluso admir茅 el story-board del video. Verse dibujado como si fueses el protagonista de un c贸mic tiene su punto. Ambos quedamos plenamente convencidos y quedamos para dar vida a esos bocetos y llevar a cabo el rodaje.

Cuando llegu茅 a la hora acordada y vi en el lateral del hotel una furgoneta enorme blanca con unas ocho personas descargando material audiovisual a煤n tuve la tentaci贸n de darme la vuelta y salir corriendo a lo Usain Bolt pero no. Hab铆a que demostrar que uno anda sobrado de lo que, precisamente, anda tan escaso el protagonista de toda esta historia. All谩 que me fui directo hacia ellos, como un Miura.

Maquilladora, equipos de iluminaci贸n y fotograf铆a, unas 15 personas, todo muy profesional y por primera vez en mi vida era yo al que grababan (y no al rev茅s). Disfrut茅 mucho de la experiencia, ellos as铆 lo permitieron, los nervios iniciales se fueron transformando en risas y tuve la ocasi贸n de descubrir un lugar muy especial, la Casa Cultural de los Ejercitos. Un edificio impresionante en todo su interior que vigila con solemnidad todo lo que acontece en la Gran V铆a.

El resultado de toda esta locura es una criatura en forma de video, de apenas dos minutos de duraci贸n pero del que, como repito, se han hecho eco en todo el pa铆s (e incluso al otro lado del charco). Una viralidad excelente y una maravilla que ha permitido que este humilde proyecto llamado Secretos de Madrid sea un poco (o un mucho, mejor dicho) m谩s conocido. De verdad, GRACIAS.