El Romano, de Victorio Macho, visible en el edificio de Gran Via, nº 60Para descubrir otro Madrid diferente al que estamos acostumbrados basta con desviar nuestra atención a las alturas. Allá a lo lejos, retiradas del mundanal ruido, encontraremos envidiables azoteas, detalles de gran valor y esculturas, muchas esculturas que custodian ese bien tan preciado que tiene esta ciudad, su cielo.

Si no recuerdo mal son cerca de treinta las figuras que uno puede distinguir en lo más alto de diferentes edificios, salpicadas por todo Madrid. Una de las más misteriosas y originales la podemos ver en la parte superior de la Gran Vía, en el número 60. Allí nos espera un personaje que ha sido bautizado como ‘El Romano’ pero al que también la gente se refiere como ‘El Coloso’ o ‘El Atlante’.

La obra, que remata este bloque de viviendas y oficinas que tuvo que ser reformado tras los daños sufridos durante la Guerra Civil, es de Victorio Macho, uno de los mejores escultores de la primera mitad del Siglo XX. El palentino es responsable de otras maravillas como el Monumento a Jacinto Benavente o el Monumento a Ramón y Cajal, ambos dispuestos en el Parque del Retiro.

‘El Romano’, realizada en bronce en 1930, representa a un hombre vestido únicamente con una capa blanca y que sujeta sobre su cabeza una pequeña casa o templete. En relación a esta escultura flota un gran misterio ya que es muy poca la información que se tiene sobre ella. De lo poquito que he podido averiguar es que se trata de una alegoría al ahorro. Sea como fuere, por su originalidad y por la fuerza que desprende, a mí me parece una de las más sensacionales de cuantas se pueden otear en las alturas de Madrid.

Este original personaje es visible desde muchos puntos de la ciudad, por ejemplo si vas callejeando por Malasaña en dirección a Gran Vía si en algún momento de tu recorrido encuentras un trozo de cielo y alzas la mirada es posible encontrarte de espaldas con este coloso. Una particularidad que he leído sobre esta figura es que se trata de un homenaje oculto de su autor a la primavera ya que cada 21 de marzo, el último rayo de sol que ilumina Madrid atraviesa la casa que sostiene el romano sobre su cabeza, ¿será cierto? Esperaremos ansiosos el regreso de marzo para comprobarlo…

Aquí os dejo con algunas fotos suyas y el enlace a la entrada sobre otras esculturas que podemos divisar en lo más alto de Madrid, las cuádrigas del BBVA.

El Romano, de Victorio Macho

El Romano, de Victorio Macho

El Romano, de Victorio Macho, en plena Gran Vía

El Romano visto de espaldas

Compartir.

Sobre el Autor

3 comentarios

  1. Pingback: Un romano en la Gran Via

  2. ¡WOW! Mira que me encanta Madrid y gracias a ti cada día descubro algo nuevo. Estaré esperando a Marzo sólo para ver este momento.
    Muchas gracias por todos tus “secretos de Madrid”, de verdad, me encantan :)

  3. Me encanta, es tan agradable conocer cosas tan interesantes de nuestro Madrid. Gracias por estas bonitas fotos y tan ilustrativos comentarios.

Dejar una Respuesta