Al principio de la Calle Huertas, haciendo esquina, hay un rincón que me tiene completamente enamorado y que siempre que tengo ocasión me acerco a visitar. Os hablo de El Jardín del Ángel, posiblemente una de las tiendas con más encanto de Madrid y por supuesto con una historia que no deja indiferente. Un íntimo vericueto verde que surge de manera inesperada en un cruce de calles, un local que sorprende por su belleza y por su pasado.

El Jardín del Ángel es posiblemente  la floristería más antigua de Madrid, puesto que se fundó en 1889. Una esquina que rezuma encanto por sus cuatro costados, un pequeño vergel  silencioso que emboba a cuantos pasan por su lado. Rodeado por una pequeña valle de forja, en su interior decenas de plantas, flores, una fuente, un invernadero e incluso un espectacular olivo que harán las delicias de los amantes de la naturaleza. Todo decorado con mimo y gracia. Su ‘No dejes de soñar’ ya nos invita a pasearlo con emoción.

El Jardín del Ángel, Madrid

Me encanta adentrarme en este oasis de vegetación y dar una vuelta admirando los muebles antiguos, sus objetos exóticos, analizando cada detalle. Sin duda, es un sitio singular que merece ser visitado aunque sea sólo una vez. En este rincón de ensueño se realizan también actividades, presentaciones e incluso a veces podemos llevarnos la sorpresa de encontrar música en vivo.

El Jardin del Ángel, Madrid

Independientemente de su belleza actual, este recinto tiene un pasado digno de mención. Al estar situado junto a la Iglesia de San Sebastián, el pequeño solar que hoy ocupa fue, durante más de tres siglos, un cementerio. En él estuvieron enterrados personajes ilustres como el escritor Lope de Vega o los arquitectos Juan de Villanueva y Ventura Rodríguez. Pero los más sensibles y miedosos no debéis tener temor alguno ya que antes de abrir como tienda de flores y plantas, en 1889, todos los cuerpos fueron desenterrados y retirados del camposanto. Caprichoso el destino que quiso que un lugar que durante tanto tiempo tuvo un presente oscuro y tétrico sea en la actualidad un espacio tan vivo y agradable.

El Jardín del Ángel, Madrid

Aquello fue hace mucho y en la actualidad, El Jardín del Ángel, nos indica a relajarnos aportando una nota de color entre tanto asfalto. Sus puertas no cerraron ni el 20 de noviembre de 1936 cuando una bomba cayó en la iglesia que está a sus espaldas causando graves destrozos. Además, este coqueto lugar también ha hecho su pequeño cameo en la literatura ya que aparece en la obra Misericordia de Benito Pérez Galdós. Los encantos del Barrio de las Letras son muchos y diferentes pero éste puede que sea el más original de todos.

El Jardin del Ángel, Madrid La tienda de flores que hubo antes de El Jardín del Ángel

El Jardin del Ángel, Madrid
Madrid, 1920. Vemos el rincón que hoy ocupa el Jardín del Ángel

Fotografías de la entrada de : Fashioniscalling, depasoquevoy, madridsensations, letrasvillage

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta