Si nos dejamos llevar por los destinos de Madrid, vamos a sentir con ligera sorpresa los constantes guiños que desde ella se hace a una nación muy concreta, Cuba. En las próximas líneas os invito a callejear por distintos espacios y rincones de la capital. Descubriremos como gracias a estos secretos los algo más de 7.000 kilómetros que separan a ambas naciones, con un poco de esfuerzo y buena intención, por momentos se pueden volver invisibles.

Nuestra primera parada la tenemos que realizar en el siempre sorprendente Parque del Retiro. Si caminamos hasta la Plaza de El Salvador, allí nos aguarda el principal homenaje de Madrid al país cubano, el conocido Monumento a Cuba. Éste se levantó para corresponder el que previamente se había construido en La Habana y dedicado a España. Sus trabajos de construcción empezaron en 1931 pero no sería una realidad hasta el 27 de octubre de 1952 cuando se inauguró.

Monumento a Cuba MadridMonumento a Cuba en el Retiro

Realizado con granito, mármol y bronce, coronando la obra aparece una hermosa figura femenina, una alegoría del país caribeño. En los laterales de la base de esta magnífica obra, en la que participó el escultor Mariano Benlliure, aparecen representados Cristóbal Colón e Isabel La Católica. Un detalle muy curioso de este conjunto es la presencia de iguanas o galápagos, que simbolizan la fauna americana. Otro elemento que nos llama la atención es el mascarón de una carabela, claro recuerdo de la embarcación con la que, hace más de cinco siglos Colón emprendió uno de los viajes más famosos de la historia.

Iguana en el Monumento a Cuba, Madrid Iguana en el Monumento a Cuba

Y hablando de historia, una de las figuras más relevantes y decisivas de la nación cubana es José Martí. Éste poeta, pensador y político fue uno de los grandes abanderados de la Indepencia de Cuba y su persona todavía se puede sentir en Madrid, ciudad en la que vivió entre 1871 y 1874 tiempo durante el cual fue desterrado. Martí asistía a clase de Derecho en la Universidad Central situada en la Calle San Bernardo. No muy lejos de aquí, en la céntrica Calle del Desengaño 10 estuvo la pensión regentada por Doña Antonia en la que vivió un joven Martí. Una enorme placa en la pared todavía lo recuerda. También vivió en la Calle Lope de Vega.

Plaza homenaje a José Martí (Foto de Pedro Reina)Placa en Desengaño 10 en recuerdo a José Martí

Otro punto de la Villa que recuerda de forma notable a José Martí es el monolito de mármol que en el año 1986 Fidel Castro regaló a España y que honra el recuerdo de este héroe nacional. Obra del escultor cubano José Villa Soberón se emplaza en pleno distrito financiero, a pocos pasos del Paseo de la Castellana y representa la bandera de Cuba.

Monumento a José Martí, MadridMonumento a José Martí en el Paseo de la Habana

La presencia y el vínculo de Cuba no es únicamente perceptible a través de monumentos, también el callejero de la Villa rinde su discreto homenaje a este país no hace falta más que darse cuenta de la existencia de la Calle de la Isla de Cuba, cerca del Metro de Canillejas, el Paseo de Cuba, unas de las principales arterias del Retiro, o el conocidísimo Paseo de la Habana.

Para los que no sólo disfrutan con la historia sino que además son de buen comer, han de saber que repartidos por Madrid se ubican no pocos restaurantes especializados en comida cubana donde es posible saborear una exquisita ropavieja o un picadillo a la criolla . Quizás lo más famosos sean Cuando Salí de Cuba (Calle Tenera 4)a, La Colonial de Huertas (Calle Huertas 66), Havana Blues (Paseo de Santa María de la Cabeza 56) o Habana Libre (Calle Atocha 125)

Cuando salí de CubaComida en el restaurante Cuando salí de Cuba

Y para los menos andarines, pero que gusten de saborear de todos los matices y aromas de Cuba cómodamente sin moverse de su hogar una fantástica opción es hacerlo sentado plácidamente acompañado de un Ron Matusalem. Este destilado goza de una excelente reputación, de hecho ha sido de siempre el preferido por la alta sociedad cubana durante la época dorada de la isla. El mezclado y destilación de esta marca cubana se mantienen hoy en día de la misma forma que se realizó por primera vez, en el ya lejano 1872 a pesar de que en la actualidad se produce en la República Dominicana. Suave, exótico y sofisticado este ron nos envuelve el paladar en aromas haciéndonos partícipes de la centenaria tradición y solera de la familia Matusalem. Un solo trago nos susurra al oído toda la historia de la isla mientras que nos aproxima, tanto o más que ningún otro secreto, la identidad de Cuba en Madrid.

Ron Matusalem, MadridEstuche de Matusalem Gran Reserva 15 diseñado por el artista Andi Rivas

Ron Matusalem, Madrid Botella de Matusalem Gran Reserva 15 y estuche diseñado por el artista Andi Rivas

Fotos procedentes de: Vestigios de Madrid, PedroReina.net, Wikipedia

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

  1. Cuaba fue la hija mimada de España en América y la última en separarse (a la fuerza) del reino, por eso los vinculos entre ambos se sienten tan claros. Era difil que un barco entrara o saliera de América sin pasar por Cuba.
    Había por los lados de la Calle Ballesta uno o dos bares con nombres cubanos. Si mal no recuerdo (ahora que la tiza de los años ha blanqueado el pizarrón de mis cabellos) uno de ellos se llamada Camaguey.

Dejar una Respuesta