No cabe la menor duda que, de todas las bondades que me va aportando el llevar a cabo este proyecto que responde al nombre de Secretos de Madrid, seguramente la más gratificante es poder acceder a lugar que normalmente permanecen herméticos para el ciudadano de a pie. Por citar algunos ejemplos, he tenido la oportunidad de recorrer las entrañas del Edificio Telefónica, de sentir cara a cara el resplandor dorado de la cúpula del Metrópolis o, como os muestro hoy, de subir a la torre de la Parroquia de la Santa Cruz.

Desde sus 80 metros de altura se admira la más bella y completa panorámica del corazón de Madrid. Todas esas estrechas y sinuosas calles y lugares emblemáticos adquieren una visión totalmente diferente al ser contempladas desde lo alto y en silencio. Realmente, es una pena que por la estructura y acceso de la torre no se pueda habilitar un mirador turístico ya que, sin duda, sería el más demandado de la Villa.

Y es en esta atalaya donde las agujas de construcciones como el Palacio de la Santa Cruz y la Plaza Mayor quedan empequeñecidas. Donde una legión de anónimos e inclinados tejados desfilan ante nuestros ojos, deseosos de ser por fin, reconocidos en su singular belleza. Por supuesto es desde aquí donde uno puede apreciar esos pequeños detalles que hacen esta ciudad tan desbordante, rincón a rincón, secreto a secreto.

Este singular observatorio, en concreto su matacán, nos confiere una original perspectiva de Madrid, a través de sus distintos orificios. Una manera muy exclusiva de sentir nuestra querida ciudad y que hace más ciertas que nunca aquellas famosas palabras que citan: “De Madrid al cielo y allí, un agujerito para verlo”. Por eso, cuando tuve la ocasión de permanecer un rato en él aproveché para lanzar fotos desde casi cualquier ángulo posible, buscando esa mirada de complicidad que Madrid ansiaba regalarme.

Sólo cuando llegué a casa y pude revisar las instantáneas tuve la percepción del mágico y afortunado momento que acababa de protagonizar. Un instante que no sé si volveré a experimentar jamás, una ojeada curiosa que siempre llevaré conmigo, una postal eterna que hoy he querido compartir con vosotros.

Ésta y más fotos mías de Madrid las podéis ver en mi cuenta de Instagram, ¡Os espero!
https://instagram.com/secretosdemadrid/

De Madrid al Cielo y un agujerito para verlo

Compartir.

Sobre el Autor

2 comentarios

  1. Genial, un nuevo descubrimiento!
    ¿Yo también puedo hacer esa visita? ¿Es necesario reservar o tiene horarios concretos el acceso?
    Gracias!

  2. Creo que has sido muy afortunado ,a poder subir y hacer esta interesante foto.
    La torre de la iglesia de Santa Cruz siempre me parecio un lugar con un emplazamiento muy especial, es curioso que como peaton, desde muchas calles de Madrid y sin mirar al cielo .. se ve .
    saludos

Dejar una Respuesta