Hace ya algún tiempo que rondaba por mi cabeza la idea de hacer un blog pero nunca llegaba a decidirme por un simple motivo, no tenia ni idea sobre qué escribir. Quería que fuese algo que me llenase, que me produjese satisfacción con cada post publicado. Durante mis largos e intensos paseos por las calles de Madrid fui desechando ideas hasta que me llegó la inspiración, casi de la misma manera que la manzana sorprendió a Newton mientras descansaba relajado en su jardin.

Disfruto perdiéndome en sus calles, indagando en su historia y descubriendo sus rincones gastronómicos más ocultos así que ¿Por qué no escribir de Madrid? Creo que es lo mínimo que puedo hacer para agradecerle estos últimos cuatro años, en los que me acogió con sus brazos abiertos, como ya lleva haciendo décadas con otros tantos que han terminado dando con sus huesos en este gigante de hormigón.

Desde aquí comentaré algunos de los secretos que he descubierto de sus calles, curiosidades de una ciudad que atrapa, pero que también desespera a partes iguales. En la que todos tienen cabida, a cualquier hora del día y en cualquier momento del año.

Como podéis imaginar, estoy abierto a cualquier tipo de ayuda y/o sugerencia, vosotros formáis parte de ésto al igual que yo. Bienvenidos y espero que os guste…

Manu

(Foto de la portada sacada de theweam.com)

Compartir.

Sobre el Autor

2 comentarios

  1. Me ha parecido una idea estupenda, espero que desde aquí, puedas resolver mis innumerables dudas sobre los rincones que realmente merezcan la pena visitar en Madrid, así como sitios donde poder disfrutar de una buena cerveza, una buena tapa…
    Muchas gracias por ofrecernos esta posibilidad.
    Best regards.

  2. Hola!

    Hoy he dado con tu blog y me lo he leído del tirón.

    Por motivos de trabajo (y amor) tuve que irme de Madrid hace casi tres años después de haber estado viviendo en Malasaña durante los últimos cinco.

    No me he ido muy lejos y voy siempre que la vida en el campo me agobia demasiado, a veces simplemente a comerme un kebap, imáginate, 200 kms ida y vuelta!

    Ànimo para seguir con el blog y muchas gracias por compartir tu excelente trabajo.

    J

Dejar una Respuesta