La capital de España cuenta con varios sitios destinados a los juegos de azar: Casino Gran Madrid, Gran Casino de Aranjuez, Casino Gran Vía, Casino Gran Madrid Colón y Bingo Canoe. Además de jugar, estos casinos ofrecen espectáculos como conciertos, torneos de póker y opción de una buena gastronomía. Y, por supuesto, de hacer turismo por las calles de Madrid.

Ni es la meca de los casinos (caso de Las Vegas) ni cuenta con ese glamour máximo de otros casinos (Montecarlo o Venecia), pero Madrid también es una ciudad de casinos, con un amplio legado histórico. El interés por los juegos de azar no es una novedad reciente en la capital de España. La popularidad por este tipo de ocio se remonta a varios siglos atrás y actualmente se sigue manteniendo, aunque compartiendo protagonismo con la vertiente de jugar a la ruleta, al póker o a las tragaperras de manera online, como en casino 888.

Los ciudadanos de Madrid siempre han manifestado su predilección por los diferentes juegos de azar, aunque en el tema de los casinos, éstos son de relativa creciente creación. El primer casino de Madrid se abrió a los años ochenta, aunque los edificios que albergan algunos de estos casinos se remontan a varias décadas atrás. El edificio del Casino de Madrid se inauguró en 1836. Lógicamente, desde entonces, todo ha cambiado mucho, puesto que estos espacios eran sitio de encuentro para aquellas personas que ejercían como socios, los cuales hablaban y discutían sobre los temas más candentes de la sociedad. Y, por supuesto, practicaban diferentes juegos de azar, aunque no hubiera aún esa condición de casino.

De espacios ‘social’ a ‘populares’

Aunque no respondían a esa nomenclatura de casino, el Casino de Madrid se terminó de edificar en 1910, momento en la que los juegos de azar se extendían por Europa después de triunfar en Estados Unidos. Era el momento de auge de los nuevos casinos, tal y como los entendemos en la actualidad. A España, esta moda no llegó hasta los años ochenta. Actualmente, no sólo en Madrid, sino en otras ciudades hay casinos de referencia. Y, además, como sucede con el Casino de Madrid, estos sitios han evolucionado, albergando tiendas, restaurantes y hasta hoteles. Como sucede en Las Vegas, pero a un nivel menos exagerado.

Los casinos, con el tiempo, se convirtieron en un espacio social generalizado, pero, a diferencia de otras etapas, ya no era exclusivo de los socios. Cualquier persona, que cumpliese unas normas de protocolo, podía acudir a ellos. Ahora, en estos tiempos convulsos, estos casinos tradicionales han encontrado otra competencia en los casinos online, a los que se puede acceder sin necesidad de llevar etiqueta, desde cualquier sitio en donde haya una conexión y sin fijarse en la hora. Asimismo, la tecnología ha posibilitado el acceso a cualquier casino del mundo.

Un casino ‘junto’ a un Palacio Real

Aunque en Madrid hay diferentes salas y espacios dedicados a los juegos de azar, vamos a centrarnos en aquellos que cuentan con más solera. Uno de los más clásicos es el Casino Gran Madrid, situado en el municipio de Torrelodones. Además de albergar espacio para diferentes juegos de azar y partidas de torneos de póker, ofrece la opción incluso de realizar conciertos y cuenta con una oferta gastronómica a un buen precio. Y ya no es necesario ir elegantemente vestido de traje. Con la competencia y el paso del tiempo, se han relajado determinadas medidas.

También fuera de Madrid se ubica el Gran Casino de Aranjuez, situado en el municipio de este nombre. Aparte de echarse unas partidas en este casino, esta localidad ofrece la opción de hacer turismo: visita al Palacio Real, degustar los fresones y viajar en el tren de la fresa, y la feria de abril de la localidad. Y, por supuesto, dejarse caer por sus callejuelas dando un paseo por un municipio de una gran belleza. No obstante, el Gran Casino de Aranjuez no es de grandes dimensiones, por lo que únicamente está centrado en los juegos de azar, por lo que su zona gastronómica es más reducida.

En el centro de Madrid

Ya en Madrid, en la capital, encontramos el Casino Gran Vía, siendo el casino más céntrico de los existentes en Madrid. Situado en plena Gran Vía, aparte de jugar, se puede recorrer esta típica arteria de Madrid y degustar una cena exquisita o tomarse un cóctel en su zona de restauración. O si salimos del casino, asistir a un musical o al teatro. En este casino, están todos los juegos de azar y con los mejores jugadores de la capital. Asimismo, entre partida y partida, es obligado recrearse mirando la construcción del edificio. Histórico.

El Casino Gran Madrid Colón (que forma parte de la propiedad del casino de Torrelodones) está también en un sitio céntrico de la capital. Situado al lado de la Plaza de Colón, en las cercanías del Paseo de Recoletos. Es un casino de dimensiones amplias y en donde se puede cenar de manera exquisita. De la misma manera que puede hacerse en el Bingo Canoe, uno de los casinos más tradicionales de Madrid. Está situado en las cercanías del Estadio Santiago Bernabéu. A diferencia de los anteriores, este casino destaca por su ambiente juvenil, especialmente durante los fines de semana. Y, por supuesto, por su temporada de verano.

Ahora, Madrid dispone, aparte de los comentados, de más de una decena de salas, las cuales pueden visitarse de forma física y en su versión online. Los casinos son, en consecuencia, otra parte de las opciones de ocio que pueden encontrarse en Madrid. Luego, si tenemos dinero, opciones de demostrar nuestra calidad como jugadores y posibilidades de viajar, hay otras opciones con más historia, como Las Vegas, Mónaco o Venecia. O lugares de Asia. Son las mecas del juego, pero Madrid también cuenta con una buena oferta del juego, y realmente interesante, aunque no con tanto protagonismo con estos sitios del extranjero. Mientras se pueda ir allí, Madrid queda como un sitio elegante para adentrarse en el juego de azar.

Share.

About Author

Leave A Reply