Siempre he escuchado aquello de que el mejor pescado y marisco de España se consume en Madrid. A falta de poder comprobar lo segundo, pude dar buena prueba de lo primero hace unas semanas en un espacio gastronómico altamente recomendable. Macarela. Ocho letras que encierran un proyecto de claros tintes marinos y muy buenas formas.

En mi caso acudí al local que se ubica en Chamberí, en la Calle Monte Esquinza 39 (por lo que he podido ver, tienen otro local en Doctor Fleming 23). Estando en una de las zonas guapas y presumidas de la capital me imaginaba que el local sería de diseño y atractivo. Iba con las expectativas altas y, aún así, me sorprendió. Un espacio en dos alturas, diáfano, moderno, con toques industriales y esa sensación cercana que aportan los elementos de madera. Sin embargo, el gran protagonista de Macarela es el olivo que se ubica en el centro, haciendo de silencioso maestro de ceremonias. Un jefe de sala estático con clara alusión y añoranzas a lo que se nos viene encima, los más tradicionales y elegantes sabores del Sur.

Macarela, Madrid

Macarela, Madrid

En la carta, como os podéis imaginar, muchos guiños a Andalucía y notable presencia de los productos del mar, y donde además, incluyen una carta con medias raciones, lo que es digno de agradecer. De todos modos, el gran reclamo de este lugar (y motivo por el que fui) es la fama de su atún rojo de la Almadraba, traído de las aguas de Cádiz. No había duda que, tocaba probarlo sí o sí. Lo preparan de diversas maneras, así que después de dejarnos aconsejar por el servicio (muy cercano y agradable, por cierto), nos hicimos una composición del lugar. Ya sólo faltaba disfrutar:

Tacos de cazón en adobo fritos en aceite de oliva virgen extra (14€): Empezamos la velada con este plato del sur que, personalmente me encanta y siempre que veo en la carta, trato de pedir. ¡Me fascina! El de aquí estaba muy rico, jugoso, nada seco y sin un sabor demasiado fuerte que enmascare el sabor del propio pescado.

Macarela, Madrid

Pulpo de roca a la brasa sobre crema de patata y aceite de pimentón:  Otro de mis platos fetiches. Me pasa como con las gyozas o las croquetas. Cuando lo veo en la carta, ya no se me va de la cabeza. También estaba muy bien elaborado, súper tierno. No hay más que ver la foto y como brilla para que entren ganas de hincarle el diente.

Macarela, Madrid

Tataki de tarantelo con algas niponas, mayonesa de wasabi y tomate de la tierra (16.5€): Materia prima en estado puro. Seguramente el plato estrella de Macarela, en el que mejor y más a fondo se sabor a ese atún del litoral gaditano. Excelente. Una pena que este plato no sea infinito.

Macarela, Madrid

Atún picante a la parrilla “con polvo de maíz” y crema de aguacate. (16,5€). Después de probar la versión clásica quisimos combinarla con algo más arriesgado y exótico. También muy rico, gracias básicamente al irresistible sabor y textura del atún, lo que pasa que en comparación al anterior a éste plato noté que quizás le faltaba un ‘punch’ de sabor.

Macarela, Madrid

Tarta de galletas con chocolate (4,5€), aunque este plato de gaditano creo que tiene poco estaba bue-ní-si-mo. Una tarta casera como las que nos hacían nuestras madres en los cumpleaños cuando éramos pequeños. ¡mirad que pinta!

Macarela, Madrid

En definitiva, quien tenga antojo de comerse un buen atún o de saborear lo mejorcito de la gastronomía gaditana, encontrará los argumentos suficientes en Macarela para dar por necesaria su visita. Un espacio cuidado y bonito perfecto para una cena tranquila, dejando que los platos sobre la mesa  nos susurren. Un producto de primerísima calidad que habla por sí solo.

Macarela
        Monte Esquinza, 39       
Tel: 91 599 11 29
lunes – martes: 12:30-17:00
miércoles: 12:30-17:00; 20:30 – 00:00
jueves: 12:30-17:00; 20:30 – 00:30
viernes-sábado: 12:30-17:00; 20:30 – 01:00
domingo: cerrado

Macarela, Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta