Carrillón del Edificio de Groupama en MadridLa gran mayoría de los ‘secretos’ que os voy relatando en este blog están ahí, esperándonos, las 24 horas del día. Sin embargo, hoy quiero hablar de uno un poco más escurridizo…hay que estar muy atento para no perdérselo y sobre todo ser puntual. Quien cumpla estos requisitos, y además esté por el Barrio de Las Letras no puede dejar de ver el carillón de la Plaza de las Cortes.

Antes de entrar en materia, hay que aclarar que un carillón viene a ser un órgano de campanas, un instrumento de percusión cuyo sonido surge al golpear con un martillo una serie de campanas, dispuestas en escala musical. A nuestro ‘prota’ de hoy se le conoce como el Carillón de Groupama, ya que está situado en la fachada del edificio donde se ubica la compañía de seguros pero he de confesar que detesto este tipo de denominaciones comerciales, exentas de cualquier tipo de encanto.

Descubrí este curioso reloj un día paseando por el Barrio de Las Letras. Me chocó ver a tanta gente expectante, casi todos turistas, junto al Hotel Palace, mirando hacia arriba, así que de forma sigilosa me uní a ellos y me dediqué a esperar. Con asombro, averigüé a los minutos lo que todos aguardaban. Tras una breve introducción, llevada a cabo por el repiqueteo de las campanas, una serie de autómatas salieron a escena y comenzaron un sincronizado desfile por el balcón del edificio.

Ya en casa descubrí que los muñecos que bailan y saludan al son de las 18 campanas fueron realizados, a tamaño natural, por el dibujante y escritor Antonio Mingote. Se trata de uno de los muchos legados que dejó el artista repartidos por la ciudad de Madrid. Las figuras representan a Carlos III (para muchos el mejor Alcalde de la historia de Madrid) a la Duquesa de Alba junto a su caniche, a Goya, al torero Pedro Romero y a una ‘manola’, la típica mujer castiza madrileña. Los cinco, vestidos según los cuadros de Goya, llevan desde 1993 saludando, al menos dos veces al día, a todo aquel que se coloque a los pies del balcón.

Quien quiera observar esta peculiar comparsa, de unos tres minutos de duración, deberá pasarse por este céntrico lugar a las doce del mediodía o a las ocho de la tarde. Aunque como se nos recuerda en una de las placas que podemos apreciar en la fachada, el carillón tiene un horario especial del 20 de diciembre al 7 de enero. No obstante, cualquier día es bueno para conocer a estos vecinos de Madrid que, ajenos a las inclemencias del tiempo, acuden puntuales, cada día, a su cita con todos nosotros.

Compartir.

Sobre el Autor

3 comentarios

Dejar una Respuesta