Halcones y otras aves son utilizadas para que no invadan el espacio aéreo de Barajas, Madrid¿Nunca os habéis preguntado por qué no hay pájaros sobrevolando en los aeropuertos? Para que durante las actividades de aterrizaje o despegue no haya ningún ave que interfiera con la trayectoria de los aviones los aeropuertos cuentan con una ayuda muy especial. El origen de esta medida lo tenemos en Madrid.

Nos remontamos al año 1968 cuando el ejército americano le pidió al famoso naturalista Félix Rodriguez de la Fuente algún tipo de ayuda para proteger sus caros y modernos cazas en la base aérea de Torrejón de Ardoz cada vez que éstos debían aterrizar o despegar. ¿La finalidad? Que no hubiese ningún incidente con los pájaros de fatales consecuencias.

En ese momento el creador de ‘El Hombre y la Tierra’ puso en marcha la fascinante Operación Baharí (baharí significa halcón en árabe). Ésta consistía en soltar una serie de halcones adiestrados que sobrevolasen durante cierto tiempo el espacio aéreo de la base y proximidades para que ahuyentasen con su presencia a otras aves e incluso fauna que pudiesen provocar accidentes.

El éxito de esta medida fue inmediato y dos años después fue adoptada por el hoy Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. En la actualidad unos 25 aeropuertos de AENA utilizan la cetrería para evitar que cualquier ave cruce sus pistas de aterrizaje y despegue. En concreto, en Barajas cuentan con unas 36 aves operativas para este objetivo, no sólo halcones, también azores o harris.

En Barajas, un equipo formado por seis personas se encarga del adiestramiento y cuidado de este singular dispositivo de seguridad. En turnos de mañana y tarde, hacen que las aves vuelen entre 15 y 30 minutos en las cabeceras de las pistas y en las parcelas cercanas con el fin de que nada se acerque. Otra labor diaria es el control del peso de todas las aves antes de volar, de modo que estén en plenas facultades para elevarse pero que además tengan el suficiente hambre para sentirse motivadas a buscar una posible presa.

Como curiosidad indicar que los seis primeros halcones utilizados por Félix Rodriguez de la Fuente fueron bautizados en 1968 con nombres medievales (Minaya, Perla, Durandal, Doña Aldonza, Doña Elvira y Don Mendo) una costumbre que se sigue manteniendo hoy en día.

(Foto sacada de El País, gracias a Berta por ponerme en la pista de esta magnífica historia)

Compartir.

Sobre el Autor

2 comentarios

  1. Y todos los halcones que vuelan en Madrid-Barajas han nacido allí. Félix fue el creador, pero Jesús Rero, el actual halconero -que aprendió con el propio Félix- ha hecho una labor de la recuperación de la cetrería impagable.

Dejar una Respuesta