La que os voy a relatar a continuación es una experiencia que se me ha dado en un buen puñado de ocasiones. Me suena el móvil y es un vecino / amigo / conocido / familiar / allegado que me comenta que está en Madrid y que le recomiende un sitio para ir a comer. Hasta ahí todo claro. Mi respuesta refleja siempre es la misma: ¿Pero en qué parte de Madrid estás? y entonces es cuando me dicen: “En Gran Vía”. Ahí, empiezo a repasar preocupado las opciones de restauración de esta sublime calle y van desfilando por mi mente todos los locales de comida rápida habidos y por haber y siempre les insto a que se vayan a otra zona. “La Gran Vía para pasear, hacer fotos y comprar está  muy bien, pero para comer, ya no tanto…”, les apunto.

Sin embargo, este diálogo no se va a producir ya más después de descubrir hace una semanas Lobby Market, un precioso restaurante ubicado en los primeros metros de la Gran Vía que espero abandere la enésima revolución de esta centenaria calle. La que haga que sus viandantes busquen en ella además de llenar el estómago, una agradable y mimada experiencia culinaria. Que en Gran Vía, además de otras tantas cosas, también se pueda comer bien.

Lobby Market es una establecimiento que llama la atención en cuanto pasas por él. En ese primer tramo de edificios blancos y claros destaca su fachada negra, su cuidada iluminación. En su interior, un respiro, un universo paralelo que nada que tiene que ver con el frenesí y la revolución que se viven al otro lado de su puerta, por donde desfilan almas y coches a un ritmo incesante. Sin embargo, aquí encontramos la pausa perfecta para darnos a los placeres gastronómicos mientras recargamos cuerpo y mente.

Su local es elegante, tenue, íntimo. Un espacio con varios espacios diferenciados y que conjuga la madera con el ladrillo visto. Materiales crudos a los que dan vida ciertas chispas verdes de vegetación. Un lugar que causa un efecto cautivador. Sobre su propuesta, Lobby Market ofrece una comida fusión en la que no pueden faltar platos actuales y tan de moda como el tartar. Claras influencias de la cocina mediterránea y combinación de estilos en una carta que propone desde un picoteo más informal (gran acierto sus medias raciones) a una velada más estándar, con varios platos. A continuación veréis lo que pude degustar y es adelanto que estaba todo muy rico.

Lo que más me gustó de Lobby Market es la sensación de que este sitio no busca el cliente fácil, el turista despistado que se deje llevar por su bello local y al que le puedan endosar una abultada cuenta justificando la ubicación de sus metros cuadrados, no. Lobby Market es criterio y gusto, apego por los productos de temporada, el proponer una grata y sabrosa experiencia a sus comensales a los que, de manera suplementaria, les ofrecen una situación inmejorable. Lo bueno de este Lobby Market es que estuviese en Chamberí, en Canillejas o en la Puerta de Toledo sería igual de recomendable. Un ticket medio comedido y realista que invita a regresar de nuevo. Por fin, queridos lectores, da gusto comer en la Gran Vía.

Langostinos tigre tempurizados con salsa kimuchi (13.5€): Muy rico, con unas buena materia prima y una salsa que potenciaba el sabor. Me gustó mucho.

Lobby Market, Madrid

Alcachofas fritas con chipirones (13€): Como buen navarro no pude dejar pasar por alto este plato de la carta. Tiernas y sabrosas, combinadas con la textura de los chips y los aderezos, este plato me conquistó.

Lobby Market, Madrid

Risotto de Boletus y Trompeta de los muertos (14€). A mi juicio el gran campeón de la noche, opinión compartida com mi acompañante. No recuerdo un risotto con un sabor tan intenso como el que comí en este sitio. Con el grano suelto y meloso. esta de diez. Si regreso, lo pediré seguro.

Lobby Market, Madrid

Presa ibérica de bellota con setas de temporada, migas crujientes y patatas confitadas (15.5€). No sé si fue por culpa de ir detrás del sabor tan intenso del risotto, que le dejó el listón tan alto que a esta presa ibérica le faltaba algo de ‘punce’ en boca. Creo que la idea estaba bien pero quizás, la mezcla de tantos sabores hacía que ningún matiz se impusiera sobre el resto. Muy correcta pero no para tirar cohetes.

Lobby Market, Madrid

Torrija de Baileys con helado de turrón (6€) Creía que no tenía espacio para más pero menos más que decidí forzar un poquito la maquina y atreverme con esta joya. Si las torrijas ya sano buenas, si le añadimos el aroma característico del Baileys ya es una perdición absoluta. Súper recomendable.

Lobby Market, Madrid

En resumen, sitio muy bonito, con una carta moderna y actual, donde comer realmente bien, con un ticket medio de unos 30€ ó 35€. Si estás deambulando por la Gran Vía y no sabes dónde ir. éste es tu sitio, sald´ras maravillado.

Lobby Market
Gran Vía 10
Teléfono: 915326867

Lobby Market, Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta