Su nombre no puede ser más inquietante, “Torre de los Huesos”. Un topónimo que parece sacado de Juego de Tronos o de cualquier relato fantástico y que sin embargo es mucho más real de lo que creemos. Invisible a pie de calle, tenemos que acercarnos al entorno del Palacio Real y descender unos cuantos peldaños para darnos de bruce con este milenario secreto.

En la primera parte del aparcamiento subterráneo de la Plaza de Oriente, tras un enorme cristal, nos esperan unos restos arqueológicos que salieron a la luz durante las reformas que hubo en la zona en el año 1996. Unos restos que llevaban sepultados, y olvidados, siglos y que no hicieron más que resucitar levemente el recuerdo de aquel Madrid amurallado y medieval. Una imagen que no todo el mundo conoce de la actual capital de España.

La Torre de los Huesos, Madrid

Los restos, que lógicamente se optaron por conservan, nos muestran la base de lo que parece pudo ser una atalaya (o torre de vigilancia) musulmana del Siglo XI ¡Casi mil años de antigüedad! Estamos hablando de un trazo arquitectónico que tenía unas medidas de 3,65 metros x 3,45 metros y que estaba realizada en mampostería de sílex y caliza. La mayoría de los historiadores señalan que esta torre pudo pertenecer al perímetro amurallado del Madrid musulmán aunque hay otros que afirman que quizás sea algo posterior y pertenezca ya al muro defensivo ampliado durante la época cristiana. Sea como fuere, su función como elemento de vigilancia parece no admitir dudas.

¿Y el motivo de su nombre? Si nos diese por fantasear podríamos, por ejemplo imaginar, tirar por una opción algo tétrica y dilucidar que a lo mejor su base estaba hecha con restos óseos de personas o algo por el estilo. Siento deciros que no hay mucho de aquello. El nombre de ‘Torre de los Huesos’ se debe a que se ubicaba muy próxima a un cementerio musulmán que hubo por esta zona y al que se le conocía como “Huesa del Raf”.

Si estáis por los alrededores de la Plaza de Oriente, asomaos al aparcamiento subterráneo y no desaprovechéis la oportunidad de conocer este secreto silencioso que tanto nos aporta sobre los orígenes de nuestra ciudad.

La Torre de los Huesos, Madrid

Fotos de la entrada de : madridarabe.es y ahoraarquitectura.es

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta