Hace tiempo que quería innovar en la sección de “La postal de la semana” ya que siempre compartía con vosotros fotografías de Madrid, dejando de lado otras artes como por ejemplo la pintura. Sin embargo, el azar me esperaba a la vuelta de la esquina. Ayer, mientras buscaba imágenes bonitas de Madrid me topé con una que me sorprendió por la luz que irradiada, una imagen casi onírica. Cuando la amplié para examinarla con mimo no me lo podía creer ¡Lo que tenía delante de mis ojos no era una fotografía, era un cuadro! ¡Qué pasada!

Al instante me apresuré en buscar información sobre su autor, su nombre es Modesto Trigo y por lo que he leído es una de las destacadas figuras del hiperrealismo patrio y para nuestra suerte, uno de sus temas preferidos no es otro que Madrid. (Espero que disculpéis mi ignorancia en este ámbito por no saber hasta ahora quien es este fantástico artista de cuya obra os confieso que ya me he quedado prendado).

Este lucense, afincado desde 1990 en Madrid según he podido leer en su web consigue a través de su pincel confundirnos, hasta el punto de no saber distinguir si lo que estamos contemplando es una fotografía o un óleo. Sus cuadros son un delicioso espejo que refleja Madrid incluso más dulce y elegante que en la vida real. Una delicia visual que todo el que admire la Villa debe conocer.

En su ‘Contraluz en Alcalá’ (Un óleo sobre lienzo de 195×130 cm) percibimos esa potente luz que recibe Madrid a última hora del día, cuando el sol se empieza a esconder. Un cautivador cielo, amenazado por nubarrones, que no impiden resaltar la belleza de la mayor calle de la capital y sus mejores edificios. Los colores, el velo de luz que envuelve la escena, las pintadas en las señales… ¡Si hasta parece que en cualquier momento la moto va a reiniciar su carrera! ¡Qué delicia poder disfrutar de Madrid de esta manera!

Modesto, si por un casual lees estas líneas decirte que ya tienes un nuevo admirador más, y al resto espero haberos descubierto esta magnífica obra que, os aseguro, volveré a compartir por estos mundos virtuales.

Contraluz en Alcalá, obra de Modesto Trigo

Compartir.

Sobre el Autor

2 comentarios

  1. Estoy un poco cansada de estos cuadros hiperrealistas considerados arte, y a sus autores artistas. El hiperrealismo es un trabajo inmenso de artesanía, pero no de arte. El arte es interpretación de la realidad y el artista es la persona que juega con las sensaciones y expresa una obra su visión del mundo. Pero una copia del mundo, amigos, no es arte. Tiene mucho mérito por otras razones, pero no por sus cualidades artísticas. Es triste ver que hoy en día se valora más el decir “uy, qué bien hecho está! parece una foto!” que la subjetividad y el “cuántas sensaciones me transmite”.

    Un saludo

  2. Antonio López el

    Por fin una pagina de Madrid, su paisaje hurbano, sus costumbres, sus gentes, la vida de una ciudad espectacular,
    y bonita, gracias por esta aportación.

Dejar una Respuesta