Escaleras que dan acceso al Pasaje de Cavanilles, en MadridEn este mundo hay dos tipos de fronteras, las que se ven y perciben y las invisibles. Las segundas son mucho más dolorosas ya que se empeñan en separarnos y diferenciarnos a unos de otros sin que nos demos cuenta. Una clara muestra de esto lo encontramos en la Calle de Cavanilles donde, a través de un pequeño desnivel nos trasladamos a un micro-cosmos que pocos imaginarían que agoniza y malvive en el corazón de Madrid.

Son apenas 16 escalones que salvan un desnivel de un par de metros pero los mundos que separan se encuentran instalados en una distancia infinitamente mayor. Al sudeste del Parque del Retiro, muy próxima a la Plaza de Mariano Cavia transcurre la Calle de Cavanilles, la cual recibe el nombre de un eminente naturalista y botánico valenciano. Una vía cuyo día a día transcurre con la amable sencillez del barrio, entre pequeños comercios y rutinas de vecinos. Sin embargo, a la altura del número 48, entre el estrecho corredor que velan dos edificios nacen esas escaleras que nos trasladan a un lugar extraordinariamente inusual. Un triste rincón para el que el reloj decidió de avanzar hace muchos años. Bienvenidos al Pasaje de Cavanilles.

Según coronamos el último peldaño nos sentimos ligeramente desubicados. Lo que vemos no es Madrid, ni se le asemeja. Un irregular y oscuro callejón que se extiende unos 40 metros y que se cruza con otra pequeña sendero. Ambos forman una cruz, son el Pasaje y el Callejón de Cavanilles. En torno a este mustio cruce nacen unas quince viviendas levantadas sobre un suelo irregular que se acercan mucho más al chabolismo que al tipo de casa que estamos acostumbrados a ver en el centro de Madrid.

Viviendas de una planta, agrietadas y cansadas de remiendos. Malas conducciones de agua, ausencia de alumbrado público o ratas son algunas de las lindezas con las que conviven una docena de familias. Todas ellas llevan años exigiendo una solución pero su hilo de voz es tan fino que por lo visto nadie les escucha. Cuando estuve visitando este lugar estaba anocheciendo y reconozco que dudé en entrar ya que el panorama no era nada halagüeño. Nadie en el horizonte, oscuridad y un silencio incómodo. Aún así mis ganas de conocer este atípico rincón me convencieron. De hecho pienso volver en otra ocasión para ver si esta vez puedo hablar con algún vecino que me explique el porqué de esta esperpéntica situación, necesito saber los motivos de este abandono urbanístico.

Desde aquí me gustaría agradecer al lector que hace un tiempo me escribió un mail comentándome la existencia de este lugar. Todo era tal cuál había leído en el artículo que el chico me adjuntó en el correo electrónico. Una zona absolutamente dejada de la mano de Dios, y del Ayuntamiento de Madrid, y que languidece y llora al ver como todo su entorno ha ido progresando y avanzando mientras que con ella alguien decidió hacer oídos sordos. Quizás pensando que por eso de que no está a la vista, su degradación no molesta, o simplemente, no existe. Pero no, allí todavía habitan familias que merecen un trato mejor y una vivienda digna. Ellos viven en Madrid pero Madrid no vive en ellos. La ciudad hace mucho que se olvidó de estas personas.

 

 

PD: Cuando visite este lugar era ya de noche así que las fotos que pude sacar no son muy buenas, adjunto varias que he encontrado en gentedigital.es.

Vecinos en el interior del pasaje de Cavanilles

Vecinos del Pasaje de Cavanilles, en Madrid

Fotos que tomé yo del lugar,  al no haber casi luz el resultado es el que es, sólo estaban ligeramente iluminados el inicio y el final de la calle pero el tramo central, donde vive la gente, está absolutamente a oscuras. Prometo volver para hacer un reportaje más amplio :)

Este es el panorama que uno divisa al subir las escaleras… Vista del Pasjae de Cavanilles desde su entrada, Madrid

 

 Y éste es el extremo final del pasaje…

Final del Pasaje de Cavanilles, Madrid

 

Vista hacia la Calle de Cavanilles desde el interior del paisaje…

Vista de la Calle Cavanilles desde el interior del Pasaje

Compartir.

Sobre el Autor

13 comentarios

  1. Si paseas por Tetuán igual te sorprendes. Esto no es tan raro en el Madrid de hoy. Estas casitas pequeñas y este aire de pueblo tienen un encanto muy especial. Si el ayuntamiento mirase un poquito por estos lugares y los preservase…

  2. A mí siempre me ha intrigado el Pasaje de Cavanilles. Estoy de acuerdo con Pichu: habría que preservar el lugar, dotándolo de los servicios que el resto de vecinos del barrio tiene.

    En realidad, el hecho de que exista este singular espacio, así como la C/ Regalada (cuyos edificios están bastante elevados respecto a la calzada) se debe a que el barrio de Pacífico estaba incluido en los planes del Ensanche madrileño, pero las actuaciones en él se producían más tarde que en otros distritos, por lo que cada vez que había un cambio de gobierno se paralizaban las obras y se ejecutaba todo de forma chapucera. La C/ Regalada y el Pasaje de Cavanilles estaban construidos atendiendo al relieve original de la zona, que posteriormente se rebajó para realizar todo el entramado de las calles Sánchez Barcáiztegui, Valderribas, etc.

    Hace muchos años, en el 88, tuve que hacer un trabajo sobre el barrio para Geografía de 2º de BUP. Aún lo conservo. Tengo algunas fotos que saqué entonces que tal vez os interesen, ya que muestran edificios que han sido demolidos o fuertemente modificados.

  3. Me recuerda a Granada. De todas formas casas de este tipo existen en diferente barrios como en Vallecas Villa, Vicálvaro,…

  4. Deberías visitar las calles San Canuto y San Timoteo en el barrio de Lucero es como si derrepente estuvieras en otra ciudad.

  5. Buenas, soy del barrio y la verdad es que amo también me ha llamado toda la vida la atención este lugar. En base a los comentarios creo q hay que explicar q este “poblado” se encuentra en el interior de una manzana de edificios normales, es decir esto es el patio al que dan todos los edificios de la manzana que hay entre Cabanilles y Valderrivas. Creo q así se entiende mejor lo inusual del lugar y por que no es comparable a Tetuán o Vallecas, es un oasis literalmente dentro de edificios acordes con el barrio.

    Voy a indagar por que sigue esto así y si me entero de algo comentaré por aquí.

    Saludos!

    • Has resumido a la perfección lo que hace “único” este lugar. Sé que hay otros barrios en los que predominan este tipo de viviendas pero son eso, manzanas enteras con el mismo modelo de casas. Aquí lo que llama la atención es que estas viviendas ocupan un solar interno y están bordeadas por viviendas de mucha mayor altura lo que saca a relucir, aún más, todas sus vergüenzas…

  6. Yo de verdad que a veces pienso que debo vivir en otro mundo porque llevo en Madrid toda mi vida y jamás he visto cosas de este tipo. También puede ser por el barrio en el que vivo es privilegiado y no pasan estas cosas.

    • La verdad es que eso es parte de lo que va el artículo, este callejón esta en un buen barrio, no es un barrio tradicionalmente rico como puede ser Chamberí pero es un buen barrio, para poner un ejemplo, la casa donde vive la infanta esta a 3 manzanas, y de ahí el porqué de este artículo. Si estuviera en la Cañada Real seria un “Secreto a voces de Madrid”

  7. yo estoy enamorada d mi ciudad,q es para presumir d ella,pero no me gusta q se llame a q venga más gente.Lo d los apartamentos hace q no me guste este blok

Dejar una Respuesta