Llevaba varios meses con esta recomendación en la cartera pero así es uno, que a veces tiene que guardarse ciertos “secretos” para compartirlos en el momento adecuado y ese instante ha llegado. Ante la inminente fecha del Día de San Valentín me gustaría daros a conocer el restaurante más romántico de cuantos he podido visitar en la capital: La Bodega de los Secretos ¡Tomad nota parejas!

Confieso que estaba detrás de este sitio desde la primera vez que escuché su nombre. El hecho de llamarse “La Bodega de los Secretos” no podía evocar en mi mejores sensaciones y ya cuando supe que se ubicaba en un espacio de 400 años de antigüedad lo apunté en rojo en mi lista de asignaturas pendientes de Madrid. Finalmente pude conocerlo en persona a inicios del pasado mes de diciembre y la aproximación no pudo ser más satisfactoria.

Lo primero que toca decir es que este misterioso restaurante se encuentre en la Calle de San Blas, en la parte más callada y armoniosa del Barrio de las Letras. Es pequeñita y transcurre paralela a la Calle de Atocha, justo donde ésta desemboca en el Paseo del Prado. Cuando llegas a él unas escaleras te descienden directo a este paraíso de los secretos y de los amantes del buen comer, seguramente, en uno de los comedores con más encanto de todo Madrid.

Bodega Los Secretos, Madrid

La gran carta de presentación y baza de este lugar es su propio local, sus mesas se encuentran en las hornacinas laterales de, atención, la bodega más antigua de todo Madrid. Un espacio magistralmente rehabilitado y único cuyos orígenes se remontan al siglo XVII. Sus paredes de ladrillo visto nos arropan mientras nos regalan una velada íntima y romántica. Un pequeño laberinto excavado en los cimientos de la Villa que ha llevado una discreta existencia y que aún hoy posee mágicos rincones como los accesos visibles a pasadizos secretos. Un lugar fabuloso, para disfrutar de una ocasión especial, de una bonita cita rodeados de historia.

Bodega de los Secretos, en Madrid

No obstante, lo realmente gratificante de La Bodega de los Secretos es que no es un local “de fuegos de artificio”, quiero decir, que no sólo es fachada, ya que además de disponer de un marco incomparable se come muy pero que muy bien. Cocina de mercado preparada con mimo y maestría y muy bien presentada. En nuestro caso compartimos dos entrantes Pulpo a la brasa con aceite de pimentón y patata trufada (17 €) y Rúcula, queso de cabra, nueces, fresas y vinagreta de frambruesa (13 €) y la persona que venía conmigo pidió un Risotto cremoso de boletus y espárragos trigueros (15 €) mientras que yo me decanté, como casi siempre, por algo de carne, en este caso un tierno y delicioso Secreto de ibérico con costra de miel y nuestra salsa secreta (17 €). Todos los platos estaban genial elaborados, mención especial para el pulpo que os recomiendo que pidáis sí o sí.

Comida en Bodega Los Secretos

La verdad es que pocos restaurantes del mundo te pueden brindar la oportunidad de sentarte a la mesa en una bodega del Siglo XVII por lo tanto, partimos de una experiencia exclusiva como pocas, con la magia y encanto que ello conlleva. Si a esto le sumamos una cocina de calidad, con una carta equilibrada y un servicio impecable el resultado final no puede ser más brillante. Sin duda, la cita soñada en Madrid tiene que pasar sí o sí por este secreto de la capital.

Bodega de Los Secretos
Dirección: Calle San Blas, 4
Página web: Bodega de los Secretos
Teléfono: +34 914 290 396   +34 618 991 130
Precio medio: 40 €

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.