Pocas veces me ha pasado, saltando de puntillas entre los recuerdos fotográficos d Madrid, el toparme con un lugar que no he acertado a ubicar en el espacio. El de hoy es uno de ellos así que espero que con vuestra ayuda, y en muchos casos memoria, podamos poner nombre y apellidos a esta hermosa y a la vez sencilla escena cotidiana.

En algunos foros me he encontrado con que sitúan este callejón vivaz y de aspecto humilde en la zona de La Latina. Incluso se atreven a lanzar al aire su ubicación exacta, el Nº15 de la Calle Segovia. Viendo instantáneas antiguas de la zona, en las que siempre suele aparecer el viaducto de la Calle Bailén se adivina una vía mucho más ancha y abierta por lo que me cuesta creer que se trate de la Calle Segovia. Sí que podría corresponder a alguna de sus traseras pero claro, ¿Quién se atreve a asegurarlo?

Otros comentarios apuntan a que esta escena se desarrolla más en la zona de Lavapiés, más concretamente por Santa Isabel y la Calle de los Tres Peces. Por el tipo de calle, estrecha, sencilla y la forma de las viviendas quizás si pudiera ubicarse en este radio de Madrid. Huérfana  de ubicación y de año, esta fotografía es un recuerdo anónimo, pero la calidez que desprenden aquellos rostros merece que se la rescate del olvido.

Sea como fuera, la imagen resulta igualmente bonita. Una callejuela que se abre delante de nuestros ojos, con los restos de la colada eternizados en el aire y cubetas en el suelo ávidas de actividad, guiños de una rutina y un día a día que no se detuvo ni ante la novedosa presencia del fotógrafo. El suelo adoquinado, las paredes repletas de cicatrices e irregulares. Un pasaje voladizo que el tiempo, y la mano del hombre, me temo se encargaron de borrar para siempre. Pistas de una vida austera, de una ciudad que se iba haciendo mayor, y que de espaldas a su añorada modernidad y avance nos iba dejando otros recuerdos de igual o más belleza.

Seguramente nunca sepamos nada sobre sus protagonistas, ni siquiera donde se tomó la foto pero la esencia del viejo y hacendoso Madrid se rebosa en esta mirada, y eso es más que suficiente para admirarla con todos nuestros respetos.

La-Latina-Calle-Segovia-e1441703490699

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta