Jirafa por la Calle de Alcalá, año 1972Éste lunes se cumplieron 42 años de la inauguración del Parque Zoológico de la Casa de Campo. Un espacio cuya apertura provocó no pocas estampas insólitas en Madrid como la que quiero compartir en esta ocasión con vosotros, la de una jirafa transitando por plena Calle de Alcalá. ¿Habíais visto alguna vez algo así?

Como bien sabéis hasta 1972, año de la foto, todos estos animales habitaban en el Parque del Retiro, en la denominada Casa de Fieras a la que prometo dedicarle algún día un secreto. Hasta allí se acercaban con fascinación pequeños y mayores a conocer un mundo desconocido. Con el paso del tiempo, y la llegada de más animales fue necesario construir unas instalaciones mayores y mejor acondicionadas por lo que se optó por construir el zoo que imagino muchos ya habréis visitado.

Lo cierto es que siempre la memoria fotográfica de Madrid nos depara alguna sorpresa y es que entre sus calles se han desarrollado tantos acontecimientos y sucesos, y todos tan dispares, que las imágenes que nos ha dejado para la posterioridad son realmente sorprendentes.

Si hace unos meses nos quedábamos atónitos al ver una parsimoniosa hilera de elefantes bordear la fuente de Cibeles hoy la extraña pareja la forman el Edificio Metrópolis (aunque en aquel momento no se denominaba ya que pertenecía aún a sus primeros dueños, la aseguradora la Unión y el Fénix, tal y como delata su cúpula) y un mamífero, en este caso una jirafa. Un curioso contraste que al menos yo jamás hubiese imaginado. El de un edificio tan sobrio y elegante inmortalizado junto a un animal típico de la sabana africana. Dos universos paralelos que se fusionan en esta singular fotografía.

La jirafa asoma su infinito cuello por la parte superior del camión, como queriendo controlar que todos los pormenores de su traslado hasta su nuevo hogar marchan según lo previsto. Un desahucio obligado llevado a cabo de forma rudimentaria, en un transporte sin medidas especiales. Presiento la cara de peatones y demás viajeros al ver emerger la cabeza del animal, abriéndose paso entre el tráfico de Madrid, mientras se frotaban los ojos. Madrid no se cansa de sorprendernos.

Gracias al usuario de Twitter @ls_madriles por descubrirme esta joya.

Jirafa en la Calle de Alcalá, en 1972, Madrid

 

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

  1. Alfredo Sánchez León el

    Fueron momentos en que los que ibamos a la casa de fieras nos moriamos de pena y nostalgia porque los animales los teniamos a la puerta de casa, era barata la entrada e increible la cercania de muchos de los animales mas peligrosos de la tierra (nunca he entendido como no teniamos un accidente cada 10 minuto), cierto es que el nuevo zoo fue un gran cambio para mejor para animales y visitantes

Dejar una Respuesta