No lo puedo evitar, lo siento, en esta ocasión me tocó pecar de egoísta y pensar sólo en mi, pero tener ante mí, un recuerdo tan magnífico de uno de mis rincones predilectos de Madrid, debía ser motivo de un artículo sí o sí. Espero que no os importe.

Cada vez que alguien viene a la capital y me pregunta por recomendaciones para ver ese “otro Madrid” que tanto predico  les respondo lo mismo, “La Plaza de la Paja y su entorno”. A mi modo de entender la ciudad, no hay escenario que guarde más secretos y que se haya mantenido más ajeno al paso del tiempo. Un decorado que nunca viene de mal, bajo cualquier plan o estado de ánimo. Esta zona no ocupa un lugar principal en las guías de Madrid y quizás ese sigue siendo su secreto.

La vista desde la Plaza de la Paja con su histórica pendiente y la Plaza de la Cruz Verde, fuente incluida, en el horizonte es un lienzo que nunca me canso de mirar. Hoy muchas de esas fachadas están pintadas de llamativos colores, dando al paisaje un carácter alegre y amable. En esta foto de Diego González Ragel, de 1933, nos perdemos esos matices pero tampoco nos importa.

Siempre que contemplo imágenes antiguas de Madrid me gusta sacar alguna lección. En la de hoy se confirma mi teoría de cómo muchas zonas de la Villa han perdido la vida en sus calles, sus rutinas. La población se ha ido derivando a los barrios dormitorios y a los cinturones externos que bordean el corazón de Madrid. Por eso, casi siempre que paseo por aquí lo hago en soledad (excepto los domingos latineros). Sin embargo, en la foto vemos una importante actividad en cualquier punto al que dirijamos la mirada. Esa señora y con un mozo portando pesadas sacas, un carromato aparcado en mitad de la cuesta, corrillos en torno a la fuente, conversaciones entre vecinos…. Un estilo de vida que se fue desvaneciendo de forma proporcional al crecimiento de la ciudad.

Podréis encontrar esta foto, y muchas más, de este fantástico fotógrafo en el libro ‘Madrid Interrumpido’ de Ediciones La Librería y su sello Temporae.

Plaza de la Paja, Madrid antiguo

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta