La Plaza de Canalejas se encuentra ahora mismo sumida en un profundo lavado de cara que sólo el tiempo juzgará si fue necesario y si sus consecuencias resultaron positivas. Mientras aguardamos con impaciencia dicha resolución aprovechemos para pasear por los recuerdos de una de las plazas más hermosas de todo Madrid.

Esta postal, rebosante de añoranzas, pertenece a Jean Laurent, un francés con alma madrileña que se mudó a la Villa a mediados del Siglo XIX, concretamente en 1843. Unos años más tarde comenzó a recorrerla con el objetivo de inmortalizar sus rutinas más banales, un talentoso trabajo que al tiempo le permitió convertirse en el “Fotógrafo de la Reina Isabel II”. Contemporánea a aquellas labores debe de datar la imagen que hoy contemplamos fascinados.

Tomada desde la Calle Sevilla, la perspectiva nos ofrece una amplia panorámica de esta explanada madrileña, reputada por la belleza de los edificios que la bordean. De derecha a izquierda, ante nosotros se deshoja un interesante abanico de vías: La Carrera de San Jerónimo, la Calle de la Cruz y por último, la Calle del Príncipe. Todas capaces de encerrar decenas de historias y memorias.

Si lanzamos un primer vistazo, lo que más nos sorprende es la cantidad de anuncios que ya por aquel entonces acosaban a los peatones, un tipo de publicidad hoy prohibida por la Ordenanza Municipal. De entre todos destaca ese imperativo y categórico “Usad jabón” (“del José” parece concluir) que se dibuja en el agrisado cielo de la capital mientras que en el edificio contiguo podemos leer un “Sellos para colecciones”, seguramente un tipo de anuncio que en la actualidad carecería de demasiados clientes, muchos menos que los de cualquier compañía de telefonía móvil, por ejemplo.

Aquellas fachadas plagadas de reclamos comerciales ya empezaban a esbozar la dirección en la que avanzaría el mundo mientras que a ras de suelo Madrid se permitía el lujo de vivir, todavía, a menos revoluciones, más tranquila y sosegada. Sin apenas vehículos que lo abordase, uno era capaz de “aparcar” su carromato en el centro de esta ya demandada plaza junto a una farola que, años ha, controlaba todo cuanto la rodeaba y que con el paso de los años desapareció sin que nadie parezca añorarla.

Precisamente, uno de los objetivos de la profunda reforma que actualmente protagoniza la Plaza de Canalejas es, además de la llegada de un intercambiador de transportes subterráneo o de un centro comercial entre otros, la peatonalización de la misma. Quizás para devolver, de algún modo, al viandante el derecho y espacio que los avances modernos le quitaron. Como siempre, sólo el tiempo dirá si nos movimos en la dirección adecuada.

Plaza de Canalejas, Jean Laurent, Madrid

 

 

 

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

  1. El anuncio en la parte superior del edificio lo que dice es:
    USAD JABON FLORES DEL CAMPO
    una marca de jabón de Perfumería Gal.

Dejar una Respuesta