Hoy, por si alguien todavía no se ha enterado (cosa que dudo mucho) es el Sorteo de la Lotería de Navidad, un día que se vive con una especial ilusión y nervios en todo el país, y por supuesto en Madrid. Por poco que uno juegue, y las posibilidades sean remotas, nuestra imaginación siempre se dispara y le da por fantasear aunque no le demos permiso.

Ya sea con la radio de fondo, o siguiéndolo a través de la pantalla del ordenador, casi todos tratamos de prestar una poquita atención al sorteo, el tintineo de los niños de San Ildefonso es la banda sonora en este día, no vaya a ser que seamos agraciados con un pellizquito y seamos los últimos en enterarnos. Esta calma-tensa que se vive cada 22 de diciembre la capturó de forma sensacional Francesc Catalá-Roca en esta fotografía que él mismo tituló “Esperando al Gordo”.

Tomada en el año 1952 en ella observamos a un nutrido grupo de madrileños, expectantes, apuntando con sus miradas a un rincón que se nos escapa fuera de plano, seguramente a algún lugar en el que iban publicando los diferentes números agraciados durante el sorteo. Miradas llenas de esperanza y sueños que, lamentablemente, en la mayoría de los casos se acaban transformando en paseos de camino a casa con cara de resignación y añoranza.

Con la impecable Casa de Correos de fondo, resolviéndose entre brumas, la imagen desprende y despierta sentimientos únicos. Todos nos vemos identificados en esos rostros de tensión en plena Puerta del Sol, en esas ojeadas hacia un ansiado porvenir. De todos modos, nos toque o no, este sorteo significa para muchos el inicio simbólico de las fiestas navideñas así que mis mejores deseos para vosotros y los vuestros ¡Y mucha suerte!

Esperando al Gordo, Catalá Roca. Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta