Seguro que todos habéis visto una película de época o leído alguna novela en la que algún episodio transcurre en un hipódromo, lugares tradicionalmente vinculados a la alta sociedad, donde hombres y mujeres se congregaban con casi cualquier intención antes que disfrutar y seguir con atención las carreras de caballos. Siempre fueron la mejor pasarela social para ver y ser visto, donde se tejieron alianzas entre boyantes sagas, muchas veces rubricadas en matrimonios, donde por supuesto nacieron grandes negocios. Y en Madrid también hubo, durante cerca de medio siglo, un lugar así.

El Hipódromo de la Castellana se inauguró el 31 de enero de 1878 y estuvo en activo hasta el año 1932. En su estreno se congregaron más de 60.000 personas, no todas fueron recurrentes a sus jornadas de carreras y disfrute ocioso pero sí fueron muchos los que, de manera periódica, se dejaban ver en sus palcos y gradas, luciendo sus mejores galas y perfumes. Como vemos en esta preciosa foto de 1912 eran los miembros de la pujante burguesía madrileña y de la aristocracia los que tenían acceso a este exclusivo pasatiempo. Un Madrid que vivía en paralelo al resto de la ciudad, casi sin mezclarse con él, desconocedor de sus más profundas y básicas preocupaciones.

Aquel Hipódromo de la Castellana se ubicaba donde hoy se extienden los Nuevos Ministerios, una prolongación al norte del Paseo de la Castellana que dio unas renovados aires a este lugar. Carreras de caballos, partidos de polo, exhibiciones aéreas… fueron muchos, y variados, los eventos que aquí se disfrutaron. Incluso un incipiente deporte llamado ‘football’ vería como un equipo llamado Real Madrid disputaba en estos terrenos unos cuantos de sus primeros partidos.

¿Fue un acierto su demolición? Urbanísticamente parece que sí, por las necesidades propias de la ciudad. Aún así, uno no puede evitar sentir cierta nostalgia al ver esta imagen de Madrid, tan real y lejana al mismo tiempo. Tan imaginada y a la vez, tan abandonada en el tiempo.

Hipódromo de la Castellana, 191. Madrid

 

 

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta