Hasta ahora hemos visto como este conocidísimo lugar de Madrid ha desempeñado muy variadas funciones a lo largo de la historia. Desde hacer las veces de coso taurino hasta acoger ejecuciones públicas o autos de fe pasando por mercadillos. Quizás en ese variado reparto no habíamos recaído en que durante un tiempo, desde este corazón de la Villa partían numerosos autocares que conectaban la capital con distintos puntos de España.

Si ya de por sí la Plaza Mayor tiene un ajetreo considerable imaginad si a esto le sumamos las idas y venidas de unos cuantos autocares y el no menos importante goteo de viajeros cargados de maletas. Para hacernos una ligera idea de lo que tuvo que ser aquello os traigo la fotografía que protagoniza nuestra sección esta semana y que nos traslada al año 1932.

Como veis aquellos vetustos autocares estacionaban en batería y allí se iban llenando de equipajes, viajeros e ilusiones. Como siempre, no podían faltar esas últimas conversaciones a pie de calle antes de emprender un largo y en muchas ocasiones tedioso trayecto. Como imagino que muchos ya estaréis de vacaciones y otros tantos ya estaréis descontando los días que os faltan para iniciarlas, por eso he querido compartir esta curiosa imagen con vosotros, tan relacionada a los días que vivimos.

Hoy suelen ser grandes aeropuertos o estaciones las que sirven de pistoletazo de salida para el periodo más esperado del año, hace décadas, la mismísima Plaza Mayor observaban con cariño a todas esas personas que se despedían con entusiasmo… ¡Felices vacaciones par todos!

Plaza Mayor en 1932, Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta