Los que seguís mis andanzas desde hace ya algún tiempo, os habréis percatado de mis predilecciones en la ciudad pero también, de las presencias menos habituales en estos paseos por Madrid. Ya habréis deducido que el Barrio de Salamanca no figura entre los destinos más recurrentes de este proyecto. Imagino que es por su trazado, para mi gusto demasiado previsible, aun así, la belleza de sus muchos edificios es algo incuestionable.

No obstante, en este distrito se levanta una de las construcciones que me resultan más enigmáticas y atrayentes de toda la ciudad, la Iglesia de Nuestra Concepción. Ubicada en el número 26 de la comercial Calle Goya su edificación se acordó en 1869 cuando el Barrio de Salamanca apenas era una realidad. Antes de que se levantase el templo que todos conocemos, se habilitó en este sitio una capilla. Finalmente, la primera piedra de la iglesia se colocó en 1902. Acto al que asistieron los reyes, quienes acudieron también a la inauguración y bendición del templo, años más tarde.

En esta fotografía antigua, fechada entre 1904 y 1905 vemos como antaño la iglesia tenía una presencia todavía más notable en su entorno. Una compañía arbolada y la ausencia de edificios altos en su perímetro hacia que se destacase todavía más. Imagino que entonces, entre su impoluto cuerpo y su esbelta torre, los madrileños debían mirarla absortos. En la actualidad ha quedado más recogida y tapada. Lo que no evita para que siga siendo un destacadísimo edificio de Madrid. Misterioso y cautivador a partes semejantes.

Iglesai de la Concepción, Barrio de Salamanca, Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta