El equilibrista Mr Ethardo ensaya su espectáculo, en junio de 1857, Madrid.Con la llegada del mes de septiembre las rutinas regresan de nuevo a nuestras vidas. Mientras el verano apura sus últimos coletazos, nosotros retomamos viejas costumbres como la de asimilar la historia de Madrid a través de los pequeños sorbos que nos proporcionan sus deliciosas fotografías antiguas.

Cuando me pongo a buscar imágenes para esta sección, rastreo sin descanso hasta dar con estampas como la que hoy os traigo, retazos que enamoran a primera vista y que te zambullen, sin quererlo, a la vida de sus protagonistas.

En la fotografía de este miércoles, tomada en junio de 1857 por el francés Jean Laurent, vemos al equilibrista Mr. Ethardo durante uno de los ensayos de su número estrella, en el que ascendía hasta lo más alto de una montaña en forma de espiral, de pie, sobre una enorme esfera.

La imagen está sacada en la ya desaparecida plaza de toros que se alzó junto a la Puerta de Alcalá, esquina con la Calle Serrano, en el primer coso taurino permanente del que dispuso la ciudad. Sin duda estamos ante un documento que después de 156 años nos sigue cortando el aliento, como si no quisiéramos interferir entre el ejercicio del artista y su arriesgado espectáculo.

Fotos como ésta nos rescatan la cara más amable de Madrid, un ocio y un  entretenimiento que siempre estuvo ahí, perenne ante el paso de los siglos. Hoy los circos, a excepción de las grandes compañías, atraviesan por un duro momento, entre la nostalgia de un pasado garboso y un futuro incierto. Hace poco, o mucho según se mire, eran el entretenimiento estrella de los más pequeños y mayores, un mundo de fantasia que también dejó su huella en Madrid.

El equilibrista Mr Ethardo ensaya su espectáculo, en junio de 1857, Madrid.

 

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta