Mucho se habla del aporte del Metro al desarrollo de Madrid, de la fuerza evocadora y nostalgia que aportan las fotos del tranvía, del carácter de los taxis y taxistas pero, normalmente, al hablar del transporte urbano capitalino tendemos a olvidarnos de un ser motorizado: el trolebús.

Es sin duda el gran ignorado de la flota pública que han podido utilizar los madrileños a lo largo de los tiempos. Tenía mayor movilidad que los tranvías y velocidad e incluso era capaz salvar los obstáculos que encontrase en su camino. Se movía mediante un motor de corriente continua, cuyo suministro le llegaba por cable aéreo. Seguro que en alguna de las muchas imágenes que circulan por internet del Madrid antiguo lo habéis visto. Algo así como un pequeño autobús con antenitas y ligado a un cable, ése es el trolebús.

La primera línea que se puso en marcha de este medio fue la que unía El Viso con la Puerta del Sol, en 1950. Pero la vida de este transporte fue efímera y en 1963 se inició su desmantelamiento y en 1996 se extinguió por completo. ¡Llegó a contar hasta con siete líneas!
¿Y tú? ¿Lo conocías? ¿Llegaste a usarlo?

Trolebús circulando por Madrid, en 1956

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

  1. me acuerdo durante mi niñez, principios de los años 60, subir al trolebús y tranvía en la Plaza de Embajadores. Si no recuerdo mal, los trolebuses de color azul y los tranvías en verde.

Dejar una Respuesta