Llega San Valentín y es el momento de confesar uno de los rincones con más hechizo y encanto de Madrid, el Jardín del Príncipe de Anglona. Ciertamente, no se me ocurre mejor lugar para aventurarse en una jornada romántica ya que, a mi gusto, se trata del rincón más íntimo y coqueto de cuantos he podido descubrir durante todos mis paseos por Madrid, y os aseguro que han sido unos cuantos.

Rodeado de historia, y de historias, sus muros han sido testigos de innumerables citas y palabras susurradas al oído. Aun así, a pesar del paso de los años, continua siendo lo suficientemente poco conocido para arrojar una importante dosis de intimidad a sus visitantes, que es lo que precisamente busca todo aquel que se aproxima a conocerlo. Madrid cuenta con muy pocos ejemplos de jardín nobiliario del siglo XVIII y éste es uno de ellos. Su biografía se escribe de modo paralela y conjunta al inmueble que lo flanquea por uno de sus lados, el palacio de Anglona. La diferencia es que antiguamente este frondoso oasis de paz estaba reservado para unos pocos y ahora se muestra sin complejos a cualquiera que se anime a recorrerlo.

Este delicioso paraje, que salva con maestría el desnivel que se produce entre la calle Segovia y la plaza de la Paja, cuenta con variados elementos. A destacar sus árboles frutales, varios parterres, un solitario templete y una fuente de granito en el centro. Entre todos conforman un decorado de ensueño que parece extraído de una novela. Si te acercas a conocerlo, con un poco de suerte encontrarás libre uno de sus bancos de piedra. En él, sin agobios y bajo una sombra os invito a reposar las piernas, sin mirar la hora. Así es como mejor se disfruta este impagable secreto de Madrid.

Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta