Ya os he hablado en varias ocasiones de calles de Madrid que han ido ganando peso y relevancia con el paso de los años. En esta ocasión os traigo una foto para conocer un caso contrario. El de una vía que gozó de una excelente salud en el pasado y que ahora lucha por recuperar aquel estatus privilegiado,  la Calle de la Montera.

En el Siglo XVIII la Calle de la Montera era una de las más lujosas de la ciudad, el lugar para lucir las mejores galas, para ver y ser visto (curioso contraste con su rol actual, donde muchos tratan de pasar lo más desapercibidos posibles). Su gran carácter comercial prosiguió hasta bien avanzado el Siglo XX como vemos en la imagen. La foto, tomada a mediados de los sesenta, nos muestra una Montera bulliciosa, con grandes almacenes y tiendas (como los Almacenes Arias que desaparecieron en un incendio en 1987).

La explosión de la Gran Vía como gran avenida comercial y el asentamiento cada vez más masivo de la prostitución fue ahogando una calle que ahora lucha contra sus propios fantasmas y pugna por volver a sentirse importante.  Su peatonalización, en 2009, fue el primer paso para lograr este objetivo. No obstante, su inmejorable posición le permitió soñar con los ojos bien abiertos.

En los últimos tiempos, la llegada de numerosos restaurantes y terrazas le está permitiendo revivir sus años más dorados, ahora ya no tiene tráfico rodado como vemos en la fotografía de esta ocasión, pero se vuelve a distinguir una sonrisa en su cara.

Calle Montera

 

Compartir.

Sobre el Autor

3 comentarios

  1. Yo recuerdo que donde ahora hay un semáforo antes había una fuente, y lo recuerdo porque una vez que iba con una amiga y había mucho viento, el peluquín de un señor mayor acabó ahí, la de risas que nos echamos¡

Dejar una Respuesta