Es muy probable que, alguno de los aquí presentes, en cualquier salida nocturna haya tenido que sufrir, muy a su pesar, los efectos del conocido ‘garrafón’. Éste no es más que una triquiñuela que en algunos locales de hostelería han puesto no pocas veces en práctica con el fin de generar más ingresos a costa de rebajar la calidad del alcohol que se  dispensa. Un doloroso recurso, especialmente para nuestras cabezas, que hoy descubrimos  que en Madrid se viene practicando, y persiguiendo, ¡Desde la Edad Media!

Hoy disponemos de muchos y variados tipos de locales para disfrutar con los amigos y echar unos tragos: discotecas, bares, pubs, discobares. Además, las opciones de bebidas (y combinaciones) son casi infinitas. Pero, ¡ay, amigos! Siglos atrás en la Villa y Corte sólo había mesones y tabernas, algunos humildes y otros más austeros todavía. Seguro que el nombre del Mesón de Paredes os suena familiar a más de uno… y en el menú de estos lugares no había ni refrescos, ni cervezas, ni zumos o batidos. El gran (y casi único) protagonista era el vino. Éste se podía tomar sólo o en otro tipo de bebidas como la aloja o la carraspada.

No obstante, como os comentaba, muy pronto los regentes de este tipo de negocio buscaron la manera de aumentar sus ganancias y para eso diseñaron un truco de lo más sencillo, pero  a veces, efectivo. El vino era rebajado con agua para así aumentar la cantidad aunque por ello se viese afectada la calidad de un caldo, que ya en algunas ocasiones, era bastante dudosa. Una argucia que rápidamente las autoridades decidieron cortar por lo sano, de hecho, en el Libro de Acuerdos del Concejo de 1481 aparece reflejado que los taberneros que llevasen a cabo esta práctica serían castigados con cien azotes.

Estoy seguro de que, a pesar de la dolorosa sanción, más de uno la siguió poniendo en práctica. Una curiosa ley que nos demuestra que en Madrid ya está casi todo inventado y que, el problema del garrafón en los locales de ocio, viene de mucho más lejos de lo que podríamos pensar.

El garrafón en Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta