Reconocedlo, ¿Cuántas veces durante el año consultáis el calendario laboral para ver cuándo llega el próximo festivo? Al menos en Madrid el último día de asueto fue este 20 de marzo y para los próximos habrá que esperar ya a Semana Santa, a mediados de abril. Los festivos son pequeñas pepitas de oro que uno se va encontrando durante el año y que saben a gloria. Sin embargo, vais a quedaros boquiabiertos con el calendario de días hábiles que tenían los madrileños allá por el Siglo XVI.

Está claro que las condiciones de la vida, y de trabajo, han evolucionado una barbaridad en estos cinco siglos pero el secreto que os voy a revelar a continuación os va a generar una ligera, y lógica, envidia. ¿Sabéis cuantos días de fiesta había en Madrid en aquella época? ¡Cerca de un centenar de festivos! El principal motivo de este chollo es que aquel Madrid se basaba en gran medida en una sociedad agrícola que dependía mucho del tiempo de espera entre cosechas. A este estrecho vínculo con el campo están los días feriados que la Corona otorgaba para conmemorar diferentes triunfos bélicos (Por ejemplo tras la victoria de Flandes se impusieron tres días de fiesta) y el fuerte peso de la religión en dicha sociedad.

Si a esos festivos le sumáis domingos y alguna fecha más os podéis imaginar que hubo que tomar medidas en el asunto y suprimir unos cuantos, de hecho, el Papa Urbano VIII de una tajada quitó 19 festivos como San Benito, San Ildefonso o San Eugenio. Una lástima que no se hubiesen conservado, ¿no creéis? De haberlo hecho, ahora seríamos mucho más felices.

Madrid, Siglo XVII

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta