El Hotel Palace es uno de los establecimientos hoteleros más prestigiosos y representativos de Madrid. Su llegada al paisaje urbano de la capital se podría resumir, cuánto menos, de acelerada ya que sus obras se realizaron en un tiempo récord.

Levantado en el solar que originalmente ocupó el Palacio de Medinaceli, en un entorno privilegiado, tiene como vecinos a Neptuno, el Paseo del Prado y el Congreso de los Diputados. Casi nada. Viendo este ilustre vecindario se entienden las prisas que tuvo este hotel por hacerse realidad. Aunque los trabajos se hubiesen iniciado de forma previa, la primera piedra del futuro Palace se colocó el 9 de julio de 1911 y los trabajos se dieron por finalizados el 12 de septiembre del año siguiente, 1912. De este modo podremos decir que las obras del Hotel Palace duraron 14 meses.

Algo más de un año de duras jornadas laborales, en las que además hubo que hacer frente a varias salvedades, la primera el novedoso uso del hormigón armado y la segunda, que las cerca de 800 habitaciones del establecimiento contaban con baño propio. Una circunstancia totalmente novedosa para la ciudad. Para instalarlos, se necesitaban muchos más fontaneros de los que disponía Madrid así que hubo que traerlos desde otros países como Inglaterra.

Una última curiosidad de este emblemático secreto, el precio de sus obras ascendió a los quince millones de pesetas. Una auténtica millonada hace algo más de un siglo.

Hotel Palace, Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta