Cuando varias personas, que no se conocen entre sí, te recomiendan con insistencia que vayas a conocer un restaurante es una buena señal.  Eso precisamente es lo que me ocurrió con el lugar del que tengo intención de hablaros en el secreto de este viernes. Responde al nombre de ‘El Buey’ y ya sólo con eso os podéis imaginar el tipo de comida que despachan y su rojiza especialidad.

Tienen dos locales, uno en Boadilla y otro en Madrid. Yo en concreto conocí el situado en la Calle General Pardiñas 10. Su local es pequeñito y acogedor, con manteles de cuadros rojos y blancos, de los “de toda la vida” que le dan un toque casero y cercano además de inspirar confianza. El resto del local destaca por sus apliques de madera y por una circunstancia que, por desgracia, no se puede apreciar en las fotos. Un irresistible aroma a carne a la brasa que nos hace salivar, adelantando nuestras emociones ante el festín que nos espera.

El gran argumento de El Buey es la excelente materia prima con la que trabajan, especialmente en el tema de las carnes. Sólo así se explica que lleven a pie de cañón en el mismo local, desde 1982, acaparando elogios. Platos caseros, hechos con esmero, donde no sobra ni falta nada y lo importante, con un sabor fantástico. Huevos rotos, ensaladas, carnes, pescados…. Aquí podéis consultar la carta completa.

El día que me adentré en este templo de obligada peregrinación para los carnívoros como yo abrimos boca con unas croquetas de la casa de jamón ibérico (14€), totalmente caseras y muy buenas.

Restaurante El Buey, Madrid

Después pasamos a un plato sublime, un Ragout de setas con toque de jamón ibérico (16€) de intenso despliegue en el paladar. Una de esas delicias que te obligan a untar pan hasta dejar el plato reluciente. Espectacular.Restaurante El Buey, Madrid

Finalmente hizo acto de presencia la reina de la casa, la joya de la corona. Después de tanto escuchar hablar de ella ahí estaba ante mí. Un imponente lomo de buey al carbón de encina natural y sarmientos (45€ el kilo) que te sirven trinchado y a medio  hacer, para que te lo termines de cocinar a tu punto sobre un plato caliente. La carne viene acompañadas por una generosa bandeja de patatas fritas, cortadas a mano, nada de congeladas, y con una salsa de casa. Sin lugar a dudas una de las mejores carnes que he probado, no sólo en Madrid, y os aseguro que siendo del navarro, si con algo soy exigente en un restaurante es con este plato. Tierna, sabrosa, aromática y hasta melódica en boca. Este lomo de buey es de otro planeta y ya por sí solo, merece la visita a este lugar.

Restaurante El Buey, Madrid

Restaurante El Buey, Madrid

Restaurante El Buey, Madrid

Como broche dulce, opté por uno de mis postres preferidos, una tarta de queso con arándanos (5,4€). Suave y esponjosa, y sobre todo casera, que es lo que merece un postre en un sitio como éste.

Restaurante El Buey, Madrid

Resumiendo, si os gusta la comida tradicional, de toda la vida y bien hecha y sobre todo, perdéis la cabeza, como yo, por un excelso trozo de carne ya tenéis sitio al que ir. El Buey, el sueño de los carnívoros de Madrid.

El Buey
C/ General Pardiñas, 10
Telf. 914 314 492 / 915 783 871

Compartir.

Sobre el Autor

2 comentarios

  1. Tienes otro en la Plaza de la Marin Española donde esta el senado te lo digo por que yo llevaba los lomos del Mercamadrid muy buenos

Dejar una Respuesta