logo roll madridReconozco que con el paso de los años uno se va haciendo mayor, que no viejo, y poco a poco va cambiando sus costumbres. Los fines de semana, que antes se vivían de noche, ahora se antojan mucho más sugerentes y atractivos de día. Un momento de la semana que apuro con especial énfasis cada vez que estoy en Madrid y para el que, en mi última visita, encontré un gran aliado, el Roll Madrid.

Abierto hace muy poquito junto a un entorno privilegiado, frente a la Plaza de las Comendadoras en Malasaña, este restaurante busca acercarnos un nuevo concepto gastronómico. Digamos que un restaurante donde degustar desde un desayuno hasta un esmerado cocktail pasando por su menú del día. Todo con un inconfundible sello americano, el que aporta uno de sus dueños, oriundo de Chicago, pero muy alejados de los clichés que persiguen a esta cocina.

Roll Madrid es un sitio que sorprende dentro y fuera de la cocina. Además por lo que me comentó Claudia, su amable gerente, también suelen hacer pequeños conciertos de música jazz y actuaciones en vivo. Vamos, que cada visita a este local es una sorpresa. Sin embargo, Roll Madrid viene con un as debajo de la manga y con el que se está haciendo un nombre gracias al boca a boca, su espectacular brunch. Una propuesta que no deja indiferente a nadie, pero vayamos por partes.

roll madridLo primero que te encuentras al llegar a este local, situado en la Calle Amaniel 23, es un espacio de techos altos, un suelo ajedrezado y mobiliario vintage. Sin duda una atmósfera que rápidamente nos hará dudar de si estamos en el Williamsburg neoyorquino o a doscientos metros de la Gran Vía madrileña. Ya con la noción espacio-temporal controlada, pude ser partícipe de un ambiente relajado y tranquilo, precisamente lo que necesitaba para degustar todo lo que se me venía encima…

Reconozco que ésta experiencia que os relato fue mi primera aproximación al brunch, para el que no lo sepa, una comida que se hace a media mañana, unión de ‘breakfast’ desayuno y ‘lunch’, almuerzo. Siempre era algo que me había llamado la atención pero los precios desorbitados con los que me encontraba me hacían replantearme mi curiosidad. En Roll Madrid, por un precio muy razonable, 16 €, te incluye un café, un zumo natural y dos platos (o deberíamos decir platazos) a elegir. ¿Queréis saber cual fue mi apuesta? (Aviso, si estáis con hambre quizás no sea recomendable seguir leyendo…)

brunch en Roll Madrid, en Malasaña, MadridPara abrir boca, había un montón de opciones, gofres, tostadas, bagel…pero tenía el día especialmente goloso así que me aventuré por unas impresionantes tortitas con sirope de chocolate.

 

 

 

 

 

 

 

breakfast chimichanga, en roll madrid , delicioso brunch en Calle Amaniel 23, Madrid De segundo, quise arriesgar un poquito más y aposté por el “Breakfast Chimichanga”, una de las estrellas del local, huevos fritos, salchichas, bacon, tomate, frijoles y salsa, todo enrollado y envuelto … ¡Espectacular! Las fotos creo que hablan por sí solas… y sí, me lo terminé todo.

 

 

 

 

 

El servicio fue super atento y la calidad y cantidad sobresaliente, por lo que ya tenéis un lugar más que recomendable para afrontar un sábado o domingo de otra manera distinta. En Roll Madrid saben muy bien lo que se hacen, no hay duda. Se están labrando una genial y merecida reputación gracias a una cocina original, cuidada y muy bien presentada. Yo, personalmente, en cuanto pueda repito. No se me ocurre una mejor manera para coger fuerzas antes de una intensa jornada de paseo por el centro de Madrid.

Dirección: Amaniel 23
Metro: Noviciado, San Bernardo, Plaza de España

 

 

Compartir.

Sobre el Autor

2 comentarios

  1. Hoy he estado en este restaurante, queriendo probar los Brunchs y sí; ha estado muy bien. Un experiencia muy buena y para repetir.

  2. Estuve comiendo con otra persona un sábado el brunch, local bonito, comida bien, pero una pena el ineficaz servicio, muy amables todos, pero llegué a las 14.30, reservé mesa para las 15.00 mientras llegaba al local mi amigo para comer, yo me tomé un vino esperando en la barra. Cuando llegó, eran las 15.30 y se le olvidó al encargado que me reservó de nosotros, no estaba para nada atento, y al final nos ubicó en una mesa que quedó libre. Nada pendiente de traer los platos, llevarse cosas, mirar si falta algo, etc… y pagar una aventura, nunca venía, nunca llegaba la cuenta, etc.. Empecé a las 14.30 y salimos casí a las 18.00 para una simple comida de brunch. Una pena porque la ubicación del local, decoración y ambiente es bueno, y el menú y atención podrían estar bien. Otra cosa que me gustaría criticar ( siempre como algo constructivo, para que lo mejoren…) es que cuando miras la pizarra donde se anuncia la carta, no se entiende bien nada, no me refiero a la caligrafía, sino a la comprensión, no entiendes qué incluye, qué no, los precios, los menús, etc… Otra cosa que creo afea la imagen, es que en la barra del bar, estaban a la vista productos de limpieza como bayetas dejadas por los mostradores entre las bandejas, comida, etc… y escobas o fregonas en la barra… Todo eso debe estar escondido discretamente, para dar siempre imagen de limpieza y orden. Repito, todas mis criticas las hago con vistas a que mejoren y subsanen y sean constructivas, repito que el personal fueron muy amables todos, pese a que yo me fuera disgustado por la tardanza y mal servicio en ese sentido… Gracias, un saludo.

Dejar una Respuesta