¿De dónde viene la tradición de comer las uvas durante las campanadas de la Nochevieja?

El reloj de la Puerta del Sol acapara todas las miradas cada 31 de diciembre cuando se aproxima el cambio de año. En la mayoría de los hogares españoles es ya tradición comer las doce uvas, una por cada toque de campana, para comenzar el año con buen pie pero ¿Cómo surgió esta iniciativa?

Esta tradición se remonta al año 1909. Durante ese año se produjo un gran excedente de uvas tras la cosecha de otoño así que, con motivo de la llegada del nuevo año, se optó por regalar a las personas congregadas en la Puerta del Sol un racimo a cada una. Algún ingenioso tuvo la idea de desafiar a un amigo a comerse una uva por cada campanada, reto que rápidamente fue aceptado por una amplia mayoría y de ahí la costumbre que ha llegado a nuestros días.

En la foto que viene hoy con la entrada podéis ver el espectacular cielo rosa con el que me recibió una tarde la Puerta del Sol, sin efectos ni photoshop, impresionante.

Mañana, como se acerca el fin de semana os haré alguna propuesta gastronómica. 😉

Manu

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta