Hoy acudir al teatro es una opción más de ocio de entre las muchas que nos oferta Madrid. Cada semana, son constantes los estrenos y las funciones de este más que recomendable pasatiempo que en la capital goza de una buena salud. Los hay en distintas versiones, como el nuevo ‘micro-teatro’, los más tradicionales pero siempre, con esa magia que supone el tener a los intérpretes a escasos metros, viviendo la trama de la obra, en primerísima persona.

Sin embargo, muchas décadas atrás, el teatro era el pasatiempo rey, casi una religión entre los madrileños, por encima de otros menesteres como el incipiente fútbol o el casi inexistente cine. A inicios del Siglo XX, Madrid era una ciudad que vivía por y para el teatro, un entretenimiento que, dada sus múltiples variedades, alcanzaba al bolsillo de buena parte de la población.

Aquel seguimiento masivo hizo que en el centro de Madrid llegasen a convivir hasta 28 locales de teatros, en los primeros años del Siglo XX: Teatro Real, Teatro de la Comedia, Teatro Español, Teatro de la Zarzuela, Teatro Alcázar, Teatro Fontalba, Teatro Reina Victoria, Teatro Calderón, Teatro Lara, Teatro de la Princesa, Teatro María Guerrero, Teatro Pavón, Teatro Eslava, Teatro Cómico, Teatro Infanta Beatriz, Teatro Benavente, Teatro Chueca, Teatro Fuencarral, Gran Metropolitano, Ideal, La Latina, Maravillas, Infanta Isabel, Marín, Muñoz Seca, Progreso, Capitol, Coliseum.

Finalmente, el despegue del cine hizo que muchos de ellos se reconvirtiesen a los nuevos gustos, otros permanecen desarrollando su actividad y, otros tantos, no tuvieron otra salida que desaparecer.

Teatro Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Dejar una Respuesta