Madrid es una ciudad alegre y achispada. Buena parte de ese carácter tan jovial se debe a sus miles de bares y tabernas, de los que sus vecinos dan buenísima cuenta siempre que pueden. Ir de cañas por La Latina, Chamberí, Argüelles o Tirso de Molina es casi una religión en la Villa. Una costumbre, la de reunirse en estos establecimientos con amigos y conocidos, que por lo visto nos viene desde muy lejos.

Y es que hoy os voy a dar un dato que seguramente  os sorprenda, o quizás no, pero que sin lugar a dudas os aclarará muchas cosas del Madrid actual. Famosa es la frase que dice que entre la glorieta de Atocha y la Plaza de Antón Martín hay más bares que en toda Noruega. Cierta o no, lo que hay que saber es que Madrid, en el Siglo XVI, contaba ya con 140 tascas. Una cifra que, un siglo más tarde, se llegó a duplicar y que, no ha parado de crecer desde entonces…

¡Cómo nos gustan los bares en Madrid!Taberna Madrid, siglo XVII

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

Dejar una Respuesta