Este viernes 24 de febrero se inaugura en Madrid el primer autocine estable, con capacidad para 300 coches, así que me ha dado por recordar en este campo y pensar, cuál fue el primer cine que tuvo nuestra ciudad. La solución a esta incógnita la encontramos en Malasaña.

Fue precisamente en la Calle Manuela Malasaña, la que por su ambiente y locales terminó bautizando a todo el barrio que la rodea, en donde se instaló el primer cine estable de la capital. Aquí se gestó el idilio del séptimo arte y la capital. Fue a finales del Siglo XIX, exactamente en el año 1896, cuando una familia de empresarios decidió invertir en un proyector de cine que compraron en Lyon e importar un fenómeno del que todo el mundo hablaba en Francia.

Aquel primer cine, el Salón Maravillas, era un modesto barracón de madera, nada que ver con las enormes y confortables salas actuales. Dicho salón fue alternando de local y evolucionando pero jamás se mudó de calle. Su legado lo encontramos en el actual Teatro Maravillas.

Primer cine en Madrid

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta