El listado de argumentos por el que te puedes llegar a enganchar (mucho) a Madrid es bastante largo, para que nos vamos a engañar, y uno de los que más nos tira es su amplísimo espectro gastronómico. Desde lo más barato a lo más exclusivo y elitista y de lo más castizo a lo más exótico. Cruzando estas dos variables y sacando una fantástica nota me he encontrado con Maru, uno de mis últimos descubrimientos culinarios. Una experiencia fantástica que tenía que compartir con vosotros sí o sí. Uno de esos secretos de Madrid que se saborean con el paladar.

Maru es, en su apariencia, un sencillo restaurante ubicado en la Calle de la Reina Nº37. No deja de ser curioso la proliferación de restaurantes asiáticos que proliferan en esta calle. Admito que había acudido a alguno de sus vecinos de portal pero nunca a este restaurante en el que podemos probar platos tanto de comida japonesa como coreana. Sí que al acudir me recomendaron que me decidiese más por platos coreanos, por así decirlo la verdadera especialidad del lugar y aunque era mi primera incursión en este tipo de cocina, con un poquito de intuición y un mucho de ayuda de los camareros en conjunto la velada fue sobresaliente.

De entrante disfrutamos de unas gyozas de carne en salsa de soja, que estaban muy ricas, reconozco que el plato no me sorprendió porque si que lo había probado en otras ocasiones en restaurantes ‘japos’ pero aún así, estaban bien presentadas y ejecutadas.

Gyozas en Maru, Madrid

Como primer plato nos atrevimos con un “Dol sot bibim bad”, o lo que es lo mismo, un bol de arroz con verduras con huevo frito y guindilla. El plato te lo sirven en un cuenco que llega a muy caliente a la mesa, una vez ahí se remueven todos los ingredientes. El huevo al entrar en contacto con el calor del bol se empieza a hacer como si fuese una tortilla, de esta forma todos los elementos quedan agregados resultando una sabrosa explosión de sabores.

Arroz con verduras y huevo en Mari

 

Por último, y sin duda lo mejor de la noche, llegó el turno del plato estrella de la carta, tiras de aguja de ternera marinada con salsa de soja. En las mesas del restaurante hay una pequeña apertura en el centro que, una vez descubierta, hace las veces de barbacoa. La carne llega en una fuente para que el cliente se la haga a su gusto, viene marinada, con especias y vegetales, una vez cocinada es el momento de enrollarla en una hoja de lechuga y añadirle un poquito de soja. El sabor os aseguro que es una de las cosas más sabrosas y ricas que he probado en los últimos tiempos, uno de los platos más sorprendentes que he tenido la ocasión de degustar últimamente así que si os acercáis a Maru no podéis iros sin probar su plato bandera.

Agujas de Ternera marinadas con soja en Maru, Madrid

Como broche final (y dulce) cayeron unas trufas de té verde. Un fantástico cierre para una experiencia muy pero que muy recomendable y que todo aquel al que le guste la comida asiática debe de probar. En resumen, un local que quizás no sea el más bonito de la zona ni el decorado con mayor gusto pero que me cautivó con el buen trato recibido y su excelente cocina. Sin duda, volveré.

Trufas de Té, Maru

 

Restaurante Maru
Calle de la Reina 37
Teléfono: 915239531
Aquí os dejo su página en Facebook

Precio de los platos:
Gyozas – 6€ (4 uds.)
Bol de arroz – 12 €
Aguja de ternera – 14,50 €
Esto fue para dos personas así que el precio medio por cabeza es de unos 25 euros.

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

  1. Me lo apunto para cuando vaya a Madrid. A mi me encanta la comida coreana y te recomiendo que si puedes y lo tienen en el Maru pruebes el Chap Che, unos fideos largos hechos con fecula de boniato y que se sirven estilo wok con verduras que están buenísimos

Dejar una Respuesta