Poco a poco ya, los que me seguís hace tiempo, me vais conociendo. Sabéis que soy un enamorado de Madrid pero nacido en Pamplona, que mi otra gran pasión son los viajes, un hobby al que le dedico todo el tiempo que puedo y hoy toca, a través de este secreto/recomendación hablaros de otro de mis gustos: las maquetas.

De pequeño hice unas cuantas, casi siempre de tanques, unas temática que con el paso de los años he ido cambiando hacia los robots (un día prometo enseñaros a alguna de mis criaturas). Sin embargo, de todas las que hice guardo un especial cariño a una de un castillo medieval. Recuerdo pasar las tardes de varios findes de semana recortando las piezas y ensamblándolas con mimo y delicadeza. El resultado final me pareció majestuoso. Una mezcla de satisfacción enorme para un chaval de 12 años.

Por este especial interés a este mundo del modelismo hoy os quiero hablar de Baukami, una empresa que madrileña que, entre su amplio catálogo de edificios disponibles para construir con tus propias manos, cuenta con numerosas construcciones reales, que podemos encontrar en las calles de Madrid.

Baukami, Madrid

Por ejemplo, podéis realizar con un poquito de pericia, edificios que se existen a día de hoy en el centro de Madrid, como en el Barrio de Justicia, en Chamberí, Lavapiés o La Latina. Reconozco que me he quedado asombroso resultado de estas obras de papel, de cómo lucen hasta el más mínimo detalle: balcones, chimeneas, contraventanas e incluso toldos. No les falta nada. Tal cual son en la realidad, las puedes hacer tú mismo.

Collage Baukami, Madrid

Ahora que empieza el frío y apetece más quedarse en casa ya sé en qué voy a invertir alguna de mis tardes libres. Un poquito de música de fondo y a disfrutar creando un Madrid paralelo con mis propias manos. Sólo espero que la experiencia me resulte tan gratificante como lo fue aquel inolvidable castillo.

Aquí os dejo el enlace donde podéis ver la galería de los modelos de Madrid, aunque tienen otras muchas temáticas como industria, ferrocarril, patimonio o pueblo. Ahí ya mandan los gustos de cada uno.

Baukami

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta